En el último año el poder de compra del salario mínimo se redujo 16,4%

Aún así, el salario básico argentino sigue siendo el más alto de Sudamérica
A doce meses de haberse acordado el último incremento escalonado y a ocho de hacerse efectivo el último aumento, la capacidad adquisitiva del sueldo mínimo se contrajo un 16,4% en términos de paridad de poder adquisitivo (PPA), hasta un nivel inferior al de agosto de 2007. Pese a ello, la remuneración mínima argentina continúa siendo la más alta de Sudamérica.

Así surge de los datos publicados en el sitio www.elsalario.com.ar, del Centro de Estudios de la Nueva Economía de la Universidad de Belgrano.

Ubicado actualmente en los $1.240, el salario mínimo vital y móvil representa la menor paga que puede percibir un trabajador registrado. Según la Ley de Contrato de Trabajo, debe satisfacer las necesidades de consumo de una familia tipo (dos adultos y dos menores). Sin embargo, todas las estimaciones privadas coinciden en que el costo de la canasta básica de bienes y servicios para una familia tipo supera ampliamente el ingreso mínimo al ubicarse en alrededor de los $1.500. Esto implica que las familias tipo que perciben solamente el salario mínimo son consideradas pobres hoy por hoy.

En términos de PPA, el piso salarial argentino tiene el mismo poder de compra que USD 598 en Estados Unidos, esto es, un 16,4% menos que el que presentaba hace un año y un 2,1% inferior al nivel de agosto de 2007. No obstante, sigue liderando el ranking sudamericano que compara las capacidades adquisitivas de los salarios mínimos. En segundo lugar se ubica Paraguay, donde el ingreso mínimo puede adquirir lo que UDD 592 compran en el país presidido por Barack Obama. Aunque, cabe aclarar, una gran parte de la población ocupada paraguaya trabaja en el sector informal y percibe una paga inferior a la mínima establecida. Completa el podio Colombia con un sueldo mínimo de USD 452 de PPA.

En el fondo de la tabla no hubo cambios en relación con el año pasado. Bolivia, Uruguay y Brasil continúan en los tres últimos puestos: sus salarios mínimos reales son entre dos y tres veces inferiores al argentino.

En una encuesta realizada en el sitio, los usuarios vertieron su opinión acerca de si el salario mínimo debe aumentar. Sobre más de 1.100 respuestas, el 94,75 por ciento de los usuarios piensa que el piso salarial debe incrementarse ya que este hecho impulsaría la economía. En cambio, el 5,25% restante entiende que un aumento detendría la creación de empleos.

Comentá la nota