En el último año, no disminuyó el empleo en negro

En Tucumán afecta a unas 99.580 personas.

La desocupación volvió a asestar un duro golpe al mercado de trabajo tucumano: en el primer trimestre cerró con una tasa del 11,9%. La situación se torna más difícil si se toma en cuenta que el empleo no registrado no ha cedido, si se compara con el escenario de 2008. El 44,5% de los asalariados que residen en el aglomerado urbano del Gran Tucumán-Tafí Viejo trabaja con una precariedad laboral que los expone al desempleo. Además, no gozan de la cobertura de una obra social ni pueden aspirar a una jubilación. En esas condiciones se encuentran 99.582 trabajadores, según los índices dados a conocer por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). De acuerdo con los datos oficiales, la población ocupada del principal aglomerado urbano local asciende a 291.000, de las cuales 223.780 cobran regularmente un salario. De esta última cifra, es decir de los que tienen algún ingreso fijo, surgen los 99.582 trabajadores en negro. Otros 39.000 tucumanos están desocupados.

Durante el primer trimestre del año anterior, el Indec reflejó que el ejército de trabajadores no registrados ascendía a 92.265 casos (44,6% de los asalariados), casi 7.000 personas menos que en igual período de este año. Desde el Gobierno explican que en este aumento mucho tuvo que ver el crecimiento vegetativo de la población ocupada y las contrataciones precarias que realizan algunas actividades económicas.

Según un informe del Poder Ejecutivo, la construcción es el sector con mayor porcentaje de empleo en negro (60%), mientras que en el comercio la tasa asciende al 57%. Este flagelo había descendido en los últimos dos años, gracias a los controles y a las fiscalizaciones que realizan organismos como la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y la Dirección General de Rentas. Sin embargo, desde que se profundizó la crisis, en octubre pasado, la tasa volvió a crecer; por ende, las empresas volvieron a tomar temporalmente obreros, pero en condiciones de precariedad, admiten en el Gobierno.

Ganan las mujeres

Según los datos del Indec, durante el primer trimestre de este año se rompió una tendencia histórica: la preeminencia masculina en la cobertura de puestos laborales y en el menor impacto de la desocupación.

La tasa de empleo creció del 49,7% al 50,1% respecto del primer trimestre de 2008. En este contexto, las mujeres subieron casi tres puntos porcentuales en la empleabilidad (del 35,8% al 39,1%), mientras que el nivel de empleo en los hombres bajó del 66,8% al 62,6%. Esto está vinculado con el cese de contratos en sectores de la construcción y de la agroindustria, indicó una fuente oficial consultada por LA GACETA.

Del mismo modo, los niveles de desocupación crecieron en la población ocupada masculina y descendió en la femenina. No obstante, las mujeres de hasta 29 años siguen siendo las más castigadas por el desempleo: 28,5%, casi seis puntos más que hace un año.

Comentá la nota