Ultimátum docente: el 20% de suba o no arrancan clases

Ultimátum docente: el 20% de suba o no arrancan clases
Gobiernos provinciales ya anticipan que el aumento depende de ayuda financiera nacional
A la sombra de la preocupación por la crisis del Banco Central, los gobernadores esperan con ansiedad la resolución de otro entuerto clave para sus finanzas 2010: las negociaciones salariales de Nación con los cinco gremios federales docentes, que arrancarán a fines de este mes y que amenazan con desatar un foco de conflicto que ya siembra dudas sobre el normal inicio del ciclo lectivo.

Según pudo saber este diario, los dirigentes de los maestros exigirían un aumento del salario mínimo a nivel país del 20%. Sin embargo, a voz en cuello o por lo bajo, ya algunos mandatarios salieron a advertir que las finanzas locales no podrán hacerse cargo de replicar una suba de ese calibre, y que además las conversaciones locales dependerán del nivel de transferencias de fondos por parte de la Casa Rosada.

La inquietud de los Ejecutivos tiene que ver con que el resultado de la discusión paritaria nacional con los maestros no sólo definirá si habrá un tranquilo o un irregular retorno a las aulas, sino que además marcará el piso en el que se montarán luego los gremios estatales y docentes de las provincias para batallar un incremento ante las administraciones locales.

En un intento de evitar la catarata de paros que suele signar los comienzos de clase en el país -ya hay amenazas en una decena de distritos-, el ministro de Educación nacional, Alberto Sileoni, decidió anticipar la negociación de sueldos.

Si bien la paritaria arrancó en noviembre pasado, el espinoso capítulo del piso salarial mínimo para los docentes de todo el país será retomado a fines de este mes en Buenos Aires, aunque los gremios nacionales no fueron convocados aún oficialmente.

En esa cumbre, los dirigentes de los maestros pedirían un aumento del salario mínimo a nivel país del 20%, para llevarlo de los actuales 1.490 pesos a cerca de 1.800 pesos.

Por caso, ése será el planteo que llevará a la sede laboral que conduce Carlos Tomada el secretario general de la Unión Docentes Argentinos (UDA), Sergio Romero, mientras que no se descarta que el resto de los sindicatos exija una suba de similar tenor.

«Al inicio de 2009 acordamos una suba del 15%, pero durante el segundo semestre no se discutió una nueva mejora nacional, pese a nuestros pedidos», aseguró Romero a Ámbito Nacional.

El dirigente del gremio que agrupa a docentes de nivel medio también destacó la pretensión de exigir «un acuerdo salarial antes del inicio de clase», bajo la advertencia de que de otra forma iniciarán «medidas de acción directa».

Romero además mostró su inquietud porque aún no fueron convocados oficialmente por Nación. «Estamos muy preocupados porque el inicio del ciclo lectivo está planificado para el 1 de marzo, y va a ser una discusión muy dura», remarcó, además de enfatizar que «una vez que se fije el piso salarial de Nación, se tiene que discutir en las provincias, y el estado financiero de la mayoría de ellas es caótico».

Según estimaciones privadas, la inflación de 2009 alcanzó el 15%, mientras que para este año consideran que el piso no bajaría del 18%.

En este marco, los gobernadores intentan pilotear las embestidas salariales de los maestros y de los estatales que ya florecen en el interior, e incluso algunos distritos ya adelantaron el llamado a paritarias locales, en sintonía con la estrategia nacional. Sin embargo, en el caso de los maestros, los Ejecutivos condicionan toda definición al resultado de las paritarias federales.

En Buenos Aires, por caso, el director general de Cultura y Educación, Mario Oporto, confirmó que las conversaciones con los gremios locales arrancarán el próximo 25 de enero.

A la par de exigir que se retrotraigan los pesados descuentos de sueldo con los que el Gobierno bonaerense castigó los paros de fin de 2009, los sindicatos exigirían un incremento salarial de cerca del 20%, en línea con los planteos a nivel nacional.

«El año pasado el aumento fue de sólo un 9%», recordaron fuentes de los gremios, que no lograron con las medidas de fuerza previas al fin del ciclo lectivo mutar la decisión del gobernador Daniel Scioli de no conceder una nueva recomposición, dadas las urgencias de las arcas bonaerenses.

En tanto, en Santa Fe, el gobernador socialista, Hermes Binner, salió a advertir que «es imposible de pagar» el incremento del 20% que ya anticiparon los gremios estatales respecto de las paritarias programadas para febrero.

En paralelo, el gobernador recalcó que la negociación local estará condicionada por el nivel de remesas nacionales. «La provincia no es independiente de lo que ocurre a nivel nacional; si tenemos en cuenta que el 70% de los recursos de Santa Fe depende de la coparticipación, se ve que tenemos un alto grado de dependencia», aseguró. En esa línea, además remarcó que «hoy a nivel nacional no se habla de aumento de sueldos», y que «la propia CGT dijo que prorroga esto hasta junio».

Comentá la nota