Ultimátum de la UTA: el 23 de diciembre los choferes no cortan más boletos

Un día antes vence el plazo otorgado por Resolución para que las empresas tengan implementado el nuevo sistema electrónico. Hoy, el gremio que nuclea a los choferes (UTA) le reclamó al intendente que haga cumplir esa normativa. “Desde el 23 no vendemos más boletos”, aseguró Marcelo Iarlori, titular del sindicato en Bariloche.
El cambio de sistema es un viejo reclamo de los colectiveros, que consideran que dejar de manejar dinero en efectivo en las unidades generará una reducción de los casos de asalto y robos, de los que fueron víctima en los últimos años.

En al resolución que autorizó el último aumento del precio del boleto del transporte urbano de pasajeros, el Ejecutivo incluyó la obligatoriedad de modificar el sistema de cobro de pasaje, excluyendo por completo la venta de boletos, reemplazándolo por el sistema electrónico, que ya se ofrecía como método alternativo.

La totalidad de las unidades de la empresa 3 de Mayo cuenta con ese sistema, pero sólo hay cinco bocas de recarga de las tarjetas, y según el cálculo de la seccional local de la Unión Tranviaria Automotor (UTA) debieran ser unas 50 las que se dispongan para hacer efectivo el mecanismo.

Hoy se concretó un encuentro entre los referentes sindicales y el Intendente Marcelo Cascón, en la que los gremialistas plantearon la necesidad del cumplimiento de la Resolución, en cuanto a los plazos para el cambio del sistema de venta de pasajes. “Queríamos saber si va a hacer cumplir la Resolución y nos aseguró que sí”, dijo Marcelo Iarlori a ANB al término del encuentro.

Ese plazo vence el próximo 22 de diciembre, y según Iarlori “el 23 ningún chofer va a vender un boleto”.

El sindicalista advirtió que si bien la totalidad de las unidades ya cuenta con la máquina instalada, “aún faltan bocas de recarga de las tarjetas”, ya que hay apenas cinco, y “debiera haber unas 50 por lo menos”.

La Resolución del Ejecutivo pretende el cumplimiento efectivo de un cambio de sistema ya planteado en una ordenanza (N º273) de 1993, y que hasta el momento no había sido efectivizada. (ANB)

Comentá la nota