La última sesión del Concejo de Caleta no pudo hacerse por huelga de empleados

Lo que iba a ser la última sesión ordinaria del año del Concejo Deliberante de esta ciudad se malogró ayer por una medida de fuerza que realizó gran parte del personal del área legislativa.
Los cinco concejales se presentaron a debatir a las 9:30. Querían tratar los últimos proyectos ingresados o aquellos que ya tenían despacho de comisión, en el salón de la unión vecinal de Barrio Rotary 23. Iba a ser la primera vez que el Concejo se constituiría en ese sector urbano.

Pero el conflicto de los empleados, que comenzó el jueves al mediodía, obligó a los ediles a pasar a un "cuarto intermedio" hasta tanto estén dadas las condiciones para sesionar, ya que ni las taquígrafas se presentaron al lugar; sólo los empleados con cargos políticos de los distintos bloques, u otros pero que estaban en huelga de "brazos caídos".

Así las cosas, el conjunto de concejales se trasladó a sus oficinas en el microcentro, donde estaba la mayoría de los empleados, dentro de oficinas y pasillos aguardando una respuesta a su reclamo de un aumento del 30 por ciento en el adicional "por tarea legislativa".

Precisamente, en la sesión se iba a tratar si el Concejo aprobaba el acta acuerdo entre el Ejecutivo y el Sindicato de Empleados Municipales (SOEMCO) de aumentos en diversos ítems y recategorizaciones. La mayoría de los delegados gremiales había dado el sí a ese acuerdo, excepto dos o tres sectores, entre los que estaban los del Concejo.

De todas formas, para el SOEMCO la medida podría ser declarada como "ilegal" porque no se habrían dado los pasos necesarios para toda huelga; uno de ellos el de informar con un día de anticipación a la Subsecretaría de Trabajo de la Provincia, entre otros preavisos.

MEDIDA "SECTORIAL"

Durante toda la mañana, el secretario general del gremio, Julián Carrizo, se cruzó desde el edificio del Ejecutivo al del Concejo, ubicado enfrente, para ver si se lograba algún consenso entre las partes. También Carrizo mostró su desacuerdo con la medida "sectorial" de los empleados legislativos comunales porque "pasaron por arriba" a la asamblea del Sindicato.

Una opinión similar la dieron fuentes del Ejecutivo que protestaron porque "ese reclamo lo tendrían que haber hecho en la asamblea, y no así".

Por su parte, el subdelegado sindical de los trabajadores del Concejo, José Villarreal, aseguró que seguirán con el paro hasta tanto "exista una respuesta de los funcionarios".

"Somos 62 empleados en el Concejo. Si nos dan el aumento del adicional, para el municipio significará un monto mensual de 19 mil pesos por mes, que es una cantidad mínima si la comparamos con otros gastos que se hacen", argumentó.

Lo cierto es que las negociaciones continuaban hasta el cierre de esta edición. Para el Ejecutivo comunal, otorgar un aumento así significará luego atender una avalancha de reclamos similares de otros sectores municipales a los que ya se dijo que "no hay posibilidades económicas en la actual situación financiera".

Comentá la nota