“La última rendición fue de marzo”

La oposición cuestiona a Amaya, de quien se dice que está distanciado del titular del Ejecutivo. Demoras en dos licitaciones
Uno de los temas urticantes que debe resolver la intendencia son las licitaciones por la concesión de cuatro líneas de ómnibus (10, 12, 3 y 19). La comisión, que integran el secretario de Gobierno, Walter Berarducci, el fiscal de Estado, Hernán Colombres, y el edil José Miranda, aún no se expidió, lo que provocó un cruce de acusaciones entre los distintos oferentes.

En el vuelo de las 20.10, llegó ayer a Tucumán. Desde el lunes, el intendente de la capital, Domingo Amaya, había estado en Buenos Aires. Su ausencia se notó, sobremanera, en la fiesta que organizó el miércoles el gobernador, José Alperovich, para celebrar cinco años en el Gobierno.

Las especulaciones políticas surgieron, en esa reunión, a partir del “faltazo” de Amaya. Varios comensales comentaron que habría un distanciamiento entre el jefe municipal y el gobernador. En la intendencia, el secretario de Gobierno, Walter Berarducci, optó por no hacer declaraciones respecto de la ausencia de Amaya y de un posible distanciamiento con la Casa de Gobierno.

A causa del viaje de Amaya, hasta ayer, la intendencia estuvo a cargo -interinamente- del concejal Ramón Santiago Cano (PJ).

Pero el jefe municipal no fue el único que salió de la provincia. Los ediles Oscar Cano, José Miranda, José Costanzo y Claudio Viña también viajaron cada uno por su lado y por distintas razones personales. Debido a tantas ausencias, se decidió adelantar la sesión. En principio, estaba prevista para ayer, pero se hizo el miércoles.

En el recinto, se aprobó una segunda prórroga que autoriza al intendente a contraer préstamos por un total de $ 25 millones. Esta vez, la extensión de esa prerrogativa se aprobó por un año. Antes ya había obtenido esa facultad especial por $ 25 millones, en diciembre de 2007 y otros $ 25 millones en abril de este año, lo que hace un total de $ 75 millones en menos de un año.

Rápido tratamiento

El proyecto se votó sobre tablas; es decir que no pasó por la comisión de Hacienda, que encabeza José Franco (PJ) y, por ende, no tuvo dictamen. Antes de viajar, el único concejal que votó en contra fue Claudio Viña (FR). Argumentó que el intendente pidió autorización para aumentar la deuda pública, pero que no rindió cuentas del uso de los fondos públicos.

“No presentó las últimas dos ejecuciones presupuestarias del año. Lo lógico sería que si alguien pide plata, antes rinda cuentas, pero la última rendición trimestral es de marzo y estamos terminando el tercer trimestre”, afirmó.

Comentá la nota