Ultima etapa en juicio a represores

Culminará en los próximos días el juicio oral a ex militares en Neuquen, en la causa por violaciones a los derechos humanos durante la pasada dictadura.
Las audiencias del juicio a ocho represores acusados de cometer delitos de lesa humanidad durante la última dictadura en Neuquén, entre los que se encuentra el ex agente de inteligencia Raúl Guglielminetti, culminarán esta semana.

Desde mañana y hasta el jueves se realizarán las últimas jornadas de debate en el Tribunal Oral Federal de Neuquén.

Este juicio es el primero en la provincia por la aplicación del terrorismo de Estado en la última dictadura y no será el último porque en otra "megacausa" los mismos ocho imputados de este debate están acusados por otros 39 hechos ocurridos en Río Negro y Neuquén junto a otros 17 represores.

A partir del 20 de agosto pasado son juzgados por graves violaciones a los derechos humanos el ex jefe del batallón militar de Neuquén, donde funcionó el centro clandestino de detención "La Escuelita", general Enrique Braulio Olea junto a los ex jefes de inteligencia de esa unidad, Mario Alberto Gómez Arenas y del Comando de la Sexta Brigada, Oscar Lorenzo Reinhold.

También están imputados el ex jefe de personal del Comando, Luis Alberto Farías Barrera, el ex médico militar Hilarión de la Pas Sosa, los ex oficiales de inteligencia Jorge Molina Escurra y

Adolfo San Martín y el ex suboficial de inteligencia, Francisco Oviedo.

La Fiscalía general solicitó que siete de los imputados sean condenados a 25 años de prisión por los delitos de asociación ilícita, privación ilegítima de la libertad y aplicación de tormentos considerando que se trata de delitos de lesa humanidad constitutivos de un genocidio y en consecuencia imprescriptibles.

Para el ex suboficial de Inteligencia Oviedo el requerimiento de condena fue a 20 años de cárcel.

La Asamblea por los Derechos Humanos de Neuquén, querellante en la causa, solicitó para todos los imputados la pena de 25 años de prisión compartiendo la calificación penal con la fiscalía.

La querella particular de un ex detenido desaparecido acusó a siete de los ocho imputados y requirió 25 años de prisión y desvinculó del caso que representa al ex suboficial de inteligencia Oviedo.

El Centro de Profesionales por los Derechos Humanos pidió prisión perpetua para los ocho, al acusarlos del delito de genocidio.

Las defensas oficiales y particulares de seis de los imputados, que expusieron sus alegatos en los últimos días, solicitaron la absolución de todos ellos.

Comentá la nota