La última Curva

"Nosotros entendemos que todo este conflicto tiene una raíz política de tinte Kirchnerista…" expresó en declaraciones publicas Maria José Scivetti, la Ministro de Transporte, con el mismo tono con el que se debe haber anunciado el descubrimiento de la pólvora. Nadie puede expresar con certeza cómo y por qué Rodríguez Saa planteó el conflicto con las empresas, de la misma manera que tampoco se puede conocer como va a terminar. Pero lo cierto es que la contienda alcanzó esta semana niveles máximos de presión.
Las políticas del Gobierno para el área de transporte son una suma de fracasos y desencuentros. Las exigencias oficiales hacia las empresas en casi todos los casos fueron, cuando menos, erráticas. Desde el in-sustentable boleto de un peso para el servicio a la Punta, pasando por el naufragado proyecto del "Trasporte Para todos", hasta llegar al descuentos de Multas que no están firmes de los subsidios nacionales. Todas medidas que empeoraron los servicios y colocaron el sistema al borde del colapso.

Un ex Funcionario del área comentó sorprendido el énfasis de la ministro Scibetti por multar a las empresas:"son todos unos ladrones…", se repite como calificativo continuo para los empresarios a los que parece que, por este retrato, se los llenó de multas. El resultado obvio de esta mezcolanza, es que los usuarios del Trasporte Público de Pasajeros de la Provincia viajan en peores condiciones.

Y como es claro que nadie esta ganando en esta competencia, resulta difícil comprender los objetivos oficiales.

Después de muchos avatares legislativos el Gobierno publicó, la semana pasada, el Decreto Reglamentario de la Ley que autoriza el descuento de las Multas y deudas de impuestos, de los Subsidios Nacionales que vienen para las empresas. El sector privado se encomendó a las gestiones que iniciaron el Senador Nacional Daniel Pérsico y los Hermanos Rossi, los diputados nacionales Kchneristas de Santa fe que son vinculados a la UTE que tiene la concesión de la ciudad de San Luis. Pero claro, el anterior Secretario, el investigado Jaime, estaba mas ocupado, se sabe ahora, en mantenerse en el sillón que en los problemas del transporte de San Luis. Despedido Jaime, el nuevo funcionario miró el tema y congeló los fondos en una cuenta en el Banco Nación. Después citó a la Ministro de Transporte de la Provincia. Y el Gobernador que ya debe estar viendo que esto solo se resuelve con plata del presupuesto provincial, sentó rodilla a tierra para luego mandar a la Ministro a Buenos Aires, la semana que viene.

Los pobladores de las ciudades del Interior provincial están sufriendo los desaciertos oficiales sobre el tema. Las empresas de manera informal, ralean las frecuencias, las unidades circulan con un mantenimiento cada vez menor, los choferes, en algunos casos, cobran como sueldo un porcentaje de los boletos que cortan. Los trabajadores conviven con la advertencia empresaria cotidiana de las posibles suspensiones cuando no de despidos inminentes.

La intendente de la ciudad Alicia Leme camino las cuadras que separan los edificios gubernamentales, para reunirse con Scibetti. Leme paga los platos rotos por otros, pues la empresa de la Ciudad no tiene multas para que le descuenten del subsidio, pero tiene la plata congelada con las empresas cuya jurisdicción pertenece a la provincia. Pero para no perderse la oportunidad de echar un leño mas al fuego, la Intendente convocó la licitación del transporte de la ciudad para Agosto. Como si en medio de semejante "despiplume" alguna empresa pueda interesarse por un negocio tan atacado y de manera oficial. Así que, para variar, el llamado de la licitación no hizo otra cosa más que traer nuevas sospechas a un aire ya enviciado.

Capitulo aparte para Luis Foresto, el Diputado Justicialista que es Secretario General del Gremio de los colectiveros. Con cara de caminar por la cornisa, Foresto intenta mantener un equilibro que para el Gobierno ya es una desbarrancada cualquiera. El gremialista trasladó al Poder Ejecutivo la responsabilidad de mantener los artículos de la Ley que le permiten descontar deudas de las empresas con la provincia de los fondos nacionales. En diputados modificó el proyecto oficial que luego debió vetar Rodríguez Saa, para mala suerte de los empresarios. Sin embargo mostrarse tan cerca de los empresarios lo debilita con sus representados, que están sin cobrar el aumento salarial de 400 pesos pactado nacionalmente y que este mes no percibieron el aguinaldo.

Los esfuerzos desencontrados del Gobierno y del sector privado pusieron al servicio de Trasporte Público en una muy difícil situación. El discurso oficial, el del empresariado y el del sector político-gremial, coinciden en que todas las acciones se dirigen a mejorar la calidad de la prestación del servicio, para satisfacción del usuario. Eso dicen, aun cuando el que depende del colectivo para llegar a su casa después de un largo día de trabajo, esté pensando otra cosa. Y para mas, el partido ahora se traslada a la cancha nacional, en donde hace rato los funcionarios provinciales no pueden agarrar una pelota.

Comentá la nota