Ullum: un tironeo por cobro a clubes

Aunque los concesionarios de los clubes ubicados en el Dique de Ullum hace años que vienen pagando al municipio el 10 por ciento de sus ingresos por la venta de entradas a los complejos y por los espectáculos que organizan, ahora dijeron que no pueden seguir con esa situación. Y por primera vez pidieron la intervención de la Defensoría del Pueblo en un intento por llegar a un acuerdo con el intendente Alfredo Ortiz.
El argumento de los propietarios de los clubes del dique, que están armando una Cámara de Concesionarios del Perilago de Ullum, es que como la temporada pasada tuvieron muchas dificultades, necesitan que la comuna reconsidere el pago de esa contribución.

"La temporada pasada fue muy mala para nosotros", dijo Enrique Daroni, concesionario del complejo Costa Magna.

Lo que les pasó fue que con motivo del llenado del dique Los Caracoles, el nivel del espejo de agua en Ullum bajó a su punto mínimo de los últimos 5 períodos de verano. Eso les ocasionó que tuvieran una merma en el ingreso de personas del orden del 50 por ciento y casi el doble de gastos para mantener abiertos los clubes, según calculó Daroni.

El cobro que hace la comuna figura en la ordenanza tributaria anual, que en su artículo 23 dice que "todo espectáculo público está sujeto a una contribución del 10 por ciento sobre el total recaudado por las entradas vendidas".

El intendente Ortiz manisfestó que está dispuesto a sentarse a hablar con los concesionarios de los clubes para atender sus reclamos.

Los clubes que pagan esa contribución son Punta Tabasco, Palmar del Lago, la UNSJ, Costa Magna y el concesionario del embarcadero. Son los que cobran una entrada por el uso de sus instalaciones. El resto se maneja con una cuota que les cobran a los socios y no tributan esta contribución.

En el municipio no supieron precisar cuánto dinero le significa para sus arcas.

La temporada pasada fue muy complicada para los concesionarios de los clubes porque con la baja del nivel de agua mermó casi a la mitad el ingreso de público. Y hasta Howard Johnson, que explotaba el complejo Bahía de las Tablas, cerró y ahora hay un nuevo concesionario.

Comentá la nota