UEPER afirma que no hay que preocuparse del salario mínimo sino de la inflación

Respecto al salario mínimo vital y móvil de 1400 pesos, que empezará a regir a partir del próximo mes y que se incrementará progresivamente hasta llegar a los 1500 en enero de 2010, UEPER indicó que "el más perjudicado es el asalariado".
El Consejo del Salario Mínimo –conformado por entidades empresarias, sindicales y el ministerio de Trabajo- llegó a un acuerdo el pasado martes para elevar el Salario Mínimo Vital y Móvil de 1240 a 1400 pesos en agosto, 1.440 pesos en octubre y 1.500 pesos en enero de 2010.

¿Por qué salario Mínimo, Vital y Móvil?

"Mínimo", significa que es la menor remuneración que debe percibir en efectivo el trabajador, sin cargas de familia por su jornada laboral. Es "Vital" porque debe asegurarle al trabajador la satisfacción de sus necesidades básicas, esto es alimentación adecuada, vivienda digna, educación, vestuario, asistencia sanitaria, transporte y esparcimiento, vacaciones y cobertura previsional. Y "Móvil" implica que debe ajustarse periódicamente, de acuerdo a las variaciones del costo de la vida.

En la Argentina, el Salario Mínimo, Vital y Móvil lo fija el Consejo Nacional de Empleo, integrado por representantes del sector sindical, del empresariado y del Poder Ejecutivo.

¿Qué opina la UEPER?

El presidente de la Unión de Entidades Pymes de Entre Ríos (UEPER), Miguel Quiroga, manifestó que "todo aumento de sueldos en una economía normal es válido, genera reactivación, el consumo mejora, pero no en una economía como la argentina", en mención a los procesos inflacionarios que arrastra el país desde el "Rodrigazo" en adelante.

Quiroga hizo hincapié que "en esta loca carrera por ajuste de salarios el que siempre pierde es el asalariado", y explicó que "en los procesos inflacionarios, los precios van por el ascensor y los salarios por la escalera". Además opinó que "más allá de tratar de reacomodar los salarios al proceso inflacionario, tanto los empleadores como los gremios, de lo que realmente deben preocuparse es por el proceso inflacionario".

Respecto a este acuerdo alcanzado por las partes en Buenos Aires, el titular de la UEPER mencionó que los fabricantes y las grandes cadenas comerciales, "lo primero que hacen luego de pactar el aumento salarial es aumentar los precios. Insisto, el único que pierde en esta carrera es el asalariado"

Descentralización

Es obvio que la realidad de los empresarios de la Capital Federal y de la provincia de Buenos Aires es muy diferente a la de sus colegas del interior del país. Quiroga explicó que desde las Cámaras Empresariales provinciales siempre se reclama ante las cámaras nacionales que las negociaciones salariales sean llevadas adelante por región o por provincia.

"Nosotros queremos negociar con los sindicatos por provincia o por región, ellos se niegan a esa posibilidad, porque el centralismo porteño y las ansias de poder están en la sociedad, entonces nuestras propias cámaras empresariales y los sindicatos en Buenos Aires no aceptan esta posibilidad, porque para ellos es una pérdida de poder", afirmó.

El empresario retomó su opinión sobre el caso consultado y volvió a decir que "de lo que verdaderamente hay que preocuparse es del proceso inflacionario, en estos procesos los salarios nunca están de acuerdo con la realidad, la gente nunca gana lo que debe".

Un gran esfuerzo

La Unión Industrial de Entre Ríos (UIER) consideró "justo y necesario" un aumento del salario mínimo para los trabajadores del país, pero advirtió que esto "va a impactar en la industria" ya que por "la situación en que se encuentra el sector", abonar el incremento resultará "un esfuerzo adicional muy grande".

Así lo afirmó Carlos Gallucio, presidente de la UIER, quien además reclamó al Gobierno nacional "medidas que permitan reactivar el mercado". En ese sentido, entendió que "lo que hay que incentivar es la producción".

"Como industriales no nos deja de preocupar la situación general que está viviendo el sector. Si bien creemos que este aumento es indudablemente necesario para los trabajadores, va a impactar en el sector industrial, fundamentalmente teniendo en cuenta que estos aumentos se discuten en base a provincia de Buenos Aires y Capital Federal, donde las rentabilidades y los gastos son otros, y no los del interior".

Concretamente, remarcó que "lo que hay que incentivar es la producción. Para ello tenemos que buscar medidas que bajen el costo. Podría haber rebajas a los aportes patronales, incentivos para la gente que tiene su primer trabajo, o reducción en las tarifas del transporte. Medidas que nos permitan bajar los costos de la industria para mantener el nivel de consumo que se necesita para seguir con las puertas abiertas de la industria".

Un pequeño esfuerzo

Para los representantes de la Federación Económica de Entre Ríos (FEDER), "llegar a los 1.500 pesos sería un pequeño esfuerzo". Así lo afirmó su presidente, Jorge López, que indicó que "la mayoría de los empleados tienen el mínimo del salario fijado".

"El problema esta en las pequeñas industrias o algunos convenios especiales que no llegan a ese mínimo, pero en general casi todo el empleo formalizado está en ese nivel" completo López.

Además reconoció que "la gente debería estar ganando el doble", pero explicó que "en estos momentos se hace difícil pagar esos montos".

Comentá la nota