Ubican la lupa sobre la inflación, pero todos los datos están bajo sospecha

La intervención de Moreno modificó la metodología que se aplicaba desde 1999 con criterios propios.
1 Qué es lo que está en discusión

El Indice de Precios del INDEC hace ya dos años y medio que está "bajo sospecha". Y con el correr del tiempo, se fueron ampliando las sospechas a otras estadísticas. Ahora lo que se promete es que un Consejo Académico, integrado por representantes de al menos 3 Universidades, revise la metodología de elaboración del IPC desde 1999 en adelante. Así, en lugar de restringir el período de evaluación, se lo amplía a 10 años.

2 Cuáles son las dudas sobre el índice de precios

El IPC se elabora a partir de una Encuesta de Gastos de Hogares que no fue difundida en forma detallada o desagregada. En consecuencia no se sabe cómo se fijaron las ponderaciones de cada capítulo y producto. Y esas ponderaciones se redujeron a 440 variedades cuando antes se informaban 818. Además, se dejaron de difundir los precios promedio captados por el INDEC de artículos básicos, como frutas, verduras, lácteos, carne –como se vino haciendo desde 1977– y se anuló la medición del IPC Nacional que, además de Capital y el Gran Buenos Aires, comprendía a varias provincias.

3 Un cálculo con limitaciones

El Indice de 1999 representaba el gasto del conjunto de la población captada por la Encuesta de Gastos. En el Indice bajo sospecha no se sabe por qué se achicó el universo a "más del 70% del gasto de la población", qué estratos incluye y cuáles quedaron afuera y por qué siendo restringido se lo presenta como un índice de nivel general de Capital Federal y GBA.

4 Sin pasar por las góndolas

Una de las sospechas que se plantearon fue que en lugar de registrar los precios reales que pagan los consumidores, para hacer el índice oficial el INDEC toma los precios de las listas oficiales o "pactados" en rubros claves como alimentos, turismo, salud. Con eso, además de no reflejar la realidad de los incrementos de precios, se registran aumentos nulos o inferiores.

5 Los hábitos de consumo

Argumentando la influencia de los cambios estacionales, se aplicaron "ponderaciones móviles" que sustituyen los productos que no se consumen en determinados meses por aquellos que los reemplazan. Pero no se sabe con qué criterios se aplica esa sustitución. Los países que la aplican generalmente hacen cada dos años encuestas que registran cómo los consumidores sustituyen los bienes y servicios que cambian con la temporada.

6 Cómo compra la gente

En el nuevo IPC se dice que el anterior, el de 1999, estaba "sesgado" hacia los consumos de los sectores sociales de mayor poder adquisitivo, tanto en la selección de las variedades como en las zonas donde se relevaban los precios. Y que el nuevo índice corrigió esos errores para contar ahora con uno representa la evolución de los precios según las características de los distintos sectores socioeconómicos. Pero esto confunde el nivel absoluto de los precios con sus variaciones. Los incrementos de precios pueden ser mayores donde compran los que tienen menos poder adquisitivo y ser más bajos donde compra la gente de mayores recursos.

7 El largo brazo del maquillaje

El decreto coloca "la prioridad" en el índice de precios, pero todas las estadísticas del INDEC están bajo sospecha. Por ejemplo, la Unión Industrial tiene cifras propias de la actividad fabril que difieren de las oficiales. Las objeciones a la medición de indigencia y pobreza abarcan a consultoras privadas y a entidades universitarias. También hay dudas sobre el dato de actividad económica, ventas en supermercados, shopping centers, e indicadores de desigualdad social.

Comentá la nota