Tyson promete entregarse a la jueza

Su padre dijo que su hijo "disparó al aire, el muerto no es de él" y negó que fuera integrante de la barrabrava de Ñuls. Junto a Cazón aparecen otros tres hombres sospechados de efectuar disparos, uno de los cuales terminó con la vida de un dirigente.
El abogado de Raúl Alejandro Cazón, un patovica sobre el cual pesa pedido de captura por los incidentes en el gremio local de Atilra, el miércoles pasado que causaron un muerto y 18 heridos, se presentará en los próximos días a la Justicia. En rigor, la jueza María Pérez Vara ordenó la detención de cuatro guardaespaldas que aparecen en las filmaciones realizadas por la policía manipulando armas de fuego. Uno de los identificados es Cazón, también conocido como "Tyson", es buscado por la policía tras darse a la fuga. Ayer, su padre Alejandro Cazón, aseguró que su hijo es inocente: "El con un 38 que usa tiró al aire. El muerto no es de él", indicó y negó que su hijo formara parte de la barra brava de Ñuls.

De acuerdo a las pesquisas realizadas en el lugar del hecho, se estableció que los balazos no habrían partido del grupo de la conducción nacional, vestidos con remeras amarillas. Es que hay impactos de bala en una casa que está en la esquina de Iriondo y San Luis, en la ochava opuesta a la de la sede gremial, hacia donde huyeron los militantes provenientes de otras localidades.

Una versión indicaba que esos disparos fueron efectuados por cuatro patovicas contratados por Atilra Rosario para defender la sede gremial ante el supuesto intento de toma de la conducción nacional. Uno de ellos sería Raúl Cazón.

Ayer por la tarde se presentó ante el juzgado de Pérez Vara el abogado Alberto Tortajada, quien representa legalmente a Cazón y aseguró que el mismo comparecerá próximamente en Tribunales. Raúl Cazón, padre del único participante de los incidentes con pedido de captura (hay otros tres comprometidos por las filmaciones, pero no debidamente identificados aún) abonó también la afirmación de Tortajada, al expresar que creía que su hijo se iba finalmente a presentar porque era "inocente". "Lo único que sé es que le rompieron la cabeza y él, con un 38 que usa, tiró al aire. El muerto no es de él", sostuvo el padre de Cazón a Radio 2.

El pedido de captura de Cazón figura en el expediente Nº1050/08 iniciado por los incidentes ocurrido ante la sede sindical de la Asociación e Trabajadores de la Industria Láctea de la República Argentina (Atilra) en el juzgado de Instrucción Nº 5, a cargo de la jueza Pérez Vara, quien caratuló la causa como "Homicidio, lesiones graves, portación y tenencia de armas de fuego".

Junto a Cazón aparecen otros tres hombres sospechados de efectuar disparos, uno de los cuales terminó con la vida de Cornejo, y que responderían a los alias de "paraguayo" Adrián, Rodrigo y "el negro" Miguel.

En otro orden, el abogado Jorge Elizondo, quien representa a la seccional Rosario del gremio involucrado, declaró a la prensa que "Atilra no contrata patovicas, no contrata mercenarios; a Atilra la defienden trabajadores".

"Hay una idea de imputar a Atilra por la responsabilidad por la muerte de esta persona (el dirigente cordobés Héctor Del Valle Cornejo, de 50 años), que ocurrió a dos cuadras del sindicato", agregó Elizondo.

Para asegurar finalmente que "dentro de un bolso que no sabemos a quién pertenece se encontró un arma calibre 38 y un calibre 22. No se puede realizar ninguna relación con la muerte de la persona que falleció porque tenía un disparo de un calibre 9 mm. Además la gente no se movió de aquí", manifestó.

La empresa láctea Sancor se despegó del enfrentamiento que tuvo lugar en Iriondo y San Luis entre trabajadores del sector de la lechería y negó las declaraciones del abogado de Atilra Rosario, quien sostuvo que la firma tenía preferencia por la conducción nacional del gremio. Su vocero, Sergio Montiel, señaló, en declaraciones a Radio 2 que "las empresas no negocian independientemente con el gremio sino que hay un cámara, es un claro intento de derivar sus responsabilidades".

Luis Vega de Atilra Rosario sostuvo que los motivos de fondo del conflicto tenían que ver con que "las empresas prefieren a la conducción nacional" del gremio, más emparentada con la burocracia sindical que la local.

Comentá la nota