Tyson, en peso.

Víctor Ramírez ayer dio abajo de 90,700 kilos, en Alemania, y espera confiado la pelea del sábado.
Uhhh, gracias por acordarte y llamar", suena sorprendida en el teléfono la voz de Víctor Ramírez, campeón sudamericano de los cruceros, desde la fría Düsseldorf (Alemania).

El Tyson del Abasto acababa de cumplir su penúltimo entrenamiento con vistas al choque del sábado ante el invicto ruso Alexander Alexeev por el título crucero OMB interino que está vacante. "Estoy bárbaro, me siento muy bien. A pesar del frío que hace acá (3°), el trabajo que hice en Buenos Aires con el profe Marcelo Cardey me puso muy bien. Hoy entrenamos un rato y pesé 90,400 kg, 300 gramos abajo del límite. Mañana (por hoy) vamos a hacer mantenimiento con mi técnico Carlos Martinetti, para llegar sin dramas al pesaje", dijo el wildense, con récord de 13-1 (11 ko).

-¿Ya lo viste al ruso?

-No, hoy había una conferencia de prensa, pero al final no se hizo. Mejor. Que me vea bien en la balanza, porque en el ring voy a salir a pegarle y no va a tener tiempo de nada.

Comentá la nota