"Tuvimos un importante crecimiento".

Carlos del Frade, candidato a diputado nacional por Proyecto Sur, se mostró ayer contento por el crecimiento de la propuesta que lidera Fernando Pino Solanas en Capital Federal. El periodista no accedió a una banca de diputado, pero subrayó su buen desempeño en Rosario.
"En la ciudad, hay datos que no dan cabeza a cabeza disputando el tercer puesto, sobre todo en la zona centro y norte de la ciudad", dijo Del Frade, quien obtenía un 2,5 por ciento en el total provincial, con el 44 por ciento de las mesas escrutadas, pero trepaba a más del 5 por ciento en Rosario, con apenas el 20 por ciento de las mesas cargadas. Con esos datos en la mano, Del Frade afirmó que en el centro, Arroyito y Refinería, se constituyeron como la tercera fuerza.

"Eso para nosotros es un crecimiento impresionante", indicó el candidato, que obtuvo una diferencia respecto a la lista de senadores nacionales, donde el escenario era de mayor polarización. "Creemos que tenemos un gran crecimiento, y nos vamos consolidando como la tercera fuerza, incluso en la provincia de Santa Fe, si se tiene en cuenta al peronismo en conjunto, en 2011 estaremos disputando el tercer puesto", indicó Del Frade, quien consideró que para las próximas presidenciales habrá que "barajar y dar de nuevo".

El dirigente santafesino de Proyecto Sur destacó el segundo puesto obtenido por Solanas en Capital Federal. "Fue extraordinario, se veía venir, terminó consolidandose como la fuerza opositora a nivel nacional", indicó Del Frade, quien recorrió la provincia en ómnibus lecheros -de los que paran en todos los pueblos- para la campaña electoral. "Es muy importante la elección que hicimos por muchas razones. Desde el dinero hasta el acceso a los grandes medios de comunicación, costó mucho instalar en todo el territorio de la provincia nuestra candidatura, en un marco de polarización muy marcada", consideró el candidato a diputado nacional.

Justamente, de su extenso recorrido provincial, Del Frade rescató el contacto con la gente. "Fue maravilloso. A mí me gusta mucho, porque nuestra profesión se basa en escuchar a la gente para contar lo que le pasa. Y la gente te cuenta sus penurias, sus sueños, su vida, sus esperanzas, que no quiere votar más de lo mismo pero no sabe cómo cambiar. Pero de acá al 2011 eso se despejará", indicó el periodista.

Comentá la nota