El turno de los sectores económicos

Después de la convocatoria a los partidos políticos, se espera que esta misma semana sean llamados al diálogo los sectores empresarios y sindicales. La Mesa de Enlace buscará hoy una postura común. La Cgera pide espacio para las pymes.
Aunque todavía el Gobierno no formuló la convocatoria al diálogo para los sectores económicos –del empresariado y del trabajo–, son numerosas las entidades que ya anticiparon su predisposición y algunas de las preocupaciones que llevarán a la reunión, cuando se concrete. Las entidades que conforman la Mesa de Enlace se juntarían hoy por la tarde para evaluar una posición unificada para llevar al encuentro con las autoridades oficiales, aunque todas las expresiones previas de este sector anticipan que no cambiarán el enfoque de reclamar soluciones inmediatas a sus problemas particulares en vez de debatir cuestiones más amplias. La Confederación General Económica consideró auspiciosa la iniciativa presidencial y advirtió la necesidad de una clara representación de las pequeñas y medianas empresas en el debate. José Ignacio de Mendiguren, por la UIA, anticipó que la entidad concurrirá con el afán de aportar a un ámbito de "diálogo y de consenso", sin tratar de imponer su propia agenda. Tras el llamado a los partidos políticos formulado ayer por el ministro del Interior –abrirán el fuego con el primer encuentro mañana, a las 17–, ahora se espera el primer paso del Gobierno dirigido a los sectores económicos. Según se anticipó en fuentes oficiales, los ministros de Economía, Producción y Planificación serán los referentes de los encuentros con entidades empresarias y sindicales. Industriales, banqueros, empresas de la construcción y el comercio exterior serían los primeros en recibir la invitación, junto a la CGT. Se estima que ese encuentro inicial podría producirse antes del próximo fin de semana.

De Mendiguren recalcó la convocatoria al diálogo lanzada por la presidenta de la Nación en Tucumán como un hecho favorable. "El criterio de la UIA es asistir con un concepto amplio y sabiendo que cada sector tiene que hacer su aporte: se entiende que debe haber diálogo y consenso", expresó. Desde el sector industrial "no podemos poner una agenda", respondió a una consulta periodística. "Tenemos nuestras ideas y las vamos a llevar", refirió, agregando que aspiraba a que "el campo y el sector del trabajo" tengan la misma actitud.

Néstor Roulet, vicepresidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), también dejó abierta una luz de expectativa respecto del llamado del Gobierno. "Nos tenemos que sentar y ver qué política agropecuaria queremos, ya que producir menos no le conviene a nadie", afirmó. "Esperamos que se empiecen a solucionar los problemas, y el más grande es el productivo", agregó. En una entrevista por un canal de cable, Roulet se extendió sobre el largo conflicto rural con el Gobierno interpretando que "el problema no son las retenciones, el problema es la intervención oficial de los mercados. Si solucionamos el problema de la Oncca y de la Secretaría de Comercio Interior habrá un cambio en la producción". Más o menos Estado será una de las cuestiones que dividirán aguas en la discusión.

La Confederación General Empresaria de la República Argentina (Cgera) se manifestó a favor de la convocatoria al diálogo, resaltando la necesidad de que el sector pyme y el empresariado nacional "tenga una amplia representación" en las conversaciones. "El Estado impone las reglas, el sindicato debe velar por los derechos de los trabajadores, pero el que crea el empleo es el empresario, en especial el nacional pyme", dijo el secretario general de la entidad, Raúl Zylbersztein. El dirigente empresario anticipó un criterio que propondrán para segmentar los beneficios impositivos. "Es necesario, en primer término, diferenciar a las empresas por su constitución, por su actividad, por la relación entre personal y facturación, teniendo un régimen diferenciado y simplificado, como existe actualmente en Brasil. A partir de este registro diferenciado, es necesario promocionar su actividad de manera simple y eficaz", agregó. Tras sostener que "son las grandes empresas las que siempre enfrentan al Estado", Zylbersztein dijo que "para generar riqueza y distribuirla es necesario hablar de cómo favorecer a los agentes de la distribución y la creación de riqueza: las pymes".

Comentá la nota