El turno de las elecciones locales.

Peronismo y socialismo volverán a jugar sus cartas hoy, como un adelanto de la votación de septiembre. El intendente rosarino Miguel Lifschitz, que quiere ser gobernador, pone a prueba a su candidata.
Desde Rosario:

Hoy desde las 8 y hasta las 18 se desarrollarán en la provincia de Santa Fe las elecciones primarias abiertas, obligatorias y simultáneas. Se eligen candidatos a concejales, autoridades comunales y unos pocos intendentes. Es una votación contra la que todo y todos conspiraron: fue postergada en dos oportunidades –primero por el adelantamiento de los comicios nacionales y luego por la gripe A–; después una ridícula veda electoral de 30 días la sacó de los medios y –por ende– del pensamiento de los votantes. En ese marco, la duda pasa por ver cuál es el nivel de presentismo hoy en las mesas.

Para el caso de Rosario, 72 boletas habrá en los cuartos oscuros para ser seleccionadas, en una muestra más de que este sistema que reemplazó a la ley de lemas, tampoco le ha devuelto la vida a los partidos políticos que siguen al margen de las deliberaciones electorales. Esta podría ser la última vez que se utilice el sistema electoral antes de sufrir algunas modificaciones que tiendan a mejorarlo. En la ciudad están en disputa 11 bancas en el Concejo Municipal, que tendrán nombre y apellido una vez que se celebren los comicios generales del 27 de septiembre.

En las primarias de hoy se elegirán los candidatos a concejales e integrantes de comisiones comunales. En las ciudades de Roldán, Fray Luis Beltrán y Recreo también se elegirán los candidatos a intendente.

En los lugares en que hay una sola lista por partido no se realizan los comicios, ya que no es necesario definir los candidatos en una interna. Por este motivo, la elección se llevará a cabo en 99 localidades –35 ciudades y 64 comunas– de toda la provincia.

Habrá más de un partido con más de una lista de candidatos; entonces, el votante en el cuarto oscuro deberá elegir sólo una boleta. Todos los ciudadanos están obligados a participar de esta elección estén o no afiliados a algún partido político. Finalizados los comicios y de acuerdo a los votos obtenidos, el Tribunal Electoral de la provincia proclamará quiénes fueron electos candidatos por cada partido para competir en las elecciones generales del 27 de septiembre.

En Rosario no es poco lo que se juega. El socialismo pretende mantener las seis bancas que pone en juego, mientras que la oposición –principalmente el peronismo– confía en que una buena elección lo puede poner en carrera para el 2011 en la ciudad. Además, el radicalismo participa por primera vez en muchos años de manera separada del Frente Progresista, algo que no les permitieron hacer en los comicios generales del 28 de junio. Ahora, la UCR con sigla y todo va por su lado y son votos que perderá el frente con el socialismo a la cabeza. Ahí es donde se consolida también el entusiasmo peronista que –con sus 27 listas– pretende armar una nómina de cara al 27 de septiembre que le permita alzarse con una buena cantidad de bancas que respalden dos años después a un candidato a intendente que pueda competir seriamente con quien sea el postulante socialista. Para eso falta mucho, dicen casi todos, pero con Miguel Lifschitz ya en carrera para la Casa Gris, si su candidata Clara García no obtiene muy buenos números hoy y el 27, será una menos en la disputa futura por el Palacio de los Leones. Por eso mismo, también estos comicios serán seguidos de cerca por oficialistas que no son candidatos pero que sí están aguardando el próximo turno electoral.

Comentá la nota