El turismo rural atraviesa una muy buena temporada en Balcarce

"Venimos trabajando muy bien", indicó el subsecretario de Turismo, Jorge Poggioli, al ser consultado por LA CAPITAL sobre el movimiento turístico en la presente temporada.
Los operadores apuntan a la tranquilidad y la seguridad que aún persiste en la ciudad para atraer el turismo en el marco de un territorio rodeado por las sierras de la Tandilia.

"Este año Argentina a nivel de turismo interno está trabajando muy bien y nosotros no somos la excepción. Ya desde octubre se comenzó a ver el ingreso de turistas con algunos altibajos. La hotelería viene trabajando muy bien", indicó Poggioli.

El funcionario comentó que la primera quincena de enero "estuvo un poco floja" en lo que hace a la hotelería en la ciudad pero no así en lo que es el turismo rural. "Las cabañas, estancias y en la zona de laguna La Brava están trabajando al cien por ciento, lo que es un muy buen síntoma. En esos lugares la gente permanece alojada más tiempo que en la ciudad", aseguró.

Luego agregó que "la segunda quincena de este mes ha sido muy buena para todos los hoteleros".

Asimismo, adelantó que son optimistas respecto a febrero. "Históricamente se da que enero es gente que desde el fin de semana del 12 de octubre ya vienen armando sus vacaciones. En cambio el de febrero sale sin reservas y es bastante gastadora, o sea que es un turista para cuidar", manifestó.

El titular de turismo dio a conocer que están trabajando en la realización de distintas actividades para tener un pernocte de tres días que por ahora no se da. "Estamos tratando de darle vida a algunas cosas en el cerro 'El Triunfo' como concesionar la pulpería y sacar a licitación lo que es escalada, rapel y tirolesa. Esto va a permitir que no sólo sea el Museo Fangio, el recorrido por las sierras y la visita a la laguna sino que la gente se quede más en la ciudad y de paso aumente la gastronomía".

La tranquilidad

Poggioli hizo referencia a las bellezas naturales que se encuentran en el partido "Las sierras son magníficas porque tienen menos de trescientos metros de altura y sin picos intrincados, o sea que las podemos recorrer tranquilamente. Se puede hacer trekking y estar en el medio de la tranquilidad", argumentó.

Asimismo, indicó que en Balcarce, "uno de sus atractivos principales aunque parezca mentira es la tranquilidad que ofrece. No digo que somos una isla porque formamos parte del todo pero todavía estamos con las puertas de los coches abiertas".

En este sentido, interpretó que "la verdad es que la gente de las grandes ciudades le escapa un poco al gran movimiento y busca lugares como los nuestros. O sea, Mar del Plata es muy linda pero a veces dos o tres días de tranquilidad en Balcarce los buscan también".

Las autoridades locales buscan generar con la tranquilidad una herramienta de marketing y conservarlo en el tiempo. "En tres meses, cuando se termine la autopista con Mar del Plata, vamos a ser el único lugar en la Argentina que tenemos sierras y en veinte minutos estamos en el mar. Seremos un poco el patio trasero de Mar del Plata en cuanto a barrios cerrados y eso hay que pensarlo en el tiempo. Ya venimos hablando con la gente de seguridad para preservar la tranquilidad", reflexionó el subsecretario.

Ubicación estratégica

Según Poggioli, los turistas no están quietos en un lugar sino que hacen un recorrido regional y en ese sentido la ciudad tiene una ubicación estratégica respecto a otros destinos turísticos cercanos. "Estamos entre Mar del Plata y Tandil por la ruta 226 y somos el nexo, y la ruta 55 que nos une con Miramar y Necochea es otra región que protegemos y tratamos de alimentarla y de hecho a las ferias de turismo vamos juntos. Hay personas que van a Necochea y algún día vienen a Balcarce porque lo vieron a la pasada. Esa forma de hacer turismo es una de las cosas que hoy tenemos que seguir desarrollando en Balcarce", apuntó.

Por último, Poggioli reconoció que aún a la comunidad balcarceña le falta conciencia turística. "La verdad es que nuestra ciudad nunca tuvo la necesidad de vivir del turismo. Nuestra cultura es otra. Recién en los últimos tiempos se ha visto al turismo como una oportunidad de negocios o una oportunidad inmobiliaria. El hecho de que la gente venga hace que valga más el metro cuadrado y hay gente que lo ha visto y está construyendo departamentos de calidad", puntualizó.

Comentá la nota