El Turismo de Mendoza, una industria que ya está en terapia intensiva.

El Turismo de Mendoza, una industria que ya está en terapia intensiva.
Las dificultades originadas por las crisis, la gripe A, los aumentos impositivos, de servicios y salariales, el adelantamiento de las elecciones y los subsidios fabulosos que se otorgan a eventos que de turísticos tienen poco y nada.
Una de las industrias más características de Mendoza, el turismo, está en estado de severa crisis. Por la naturaleza de aquello que la misma actividad vende y promueve –alegría, descanso, paz, aventura, rélax– uno bien sabe que a veces los empresarios del turismo prefieren sonreír incluso cuando les va mal, pero este no es el caso.

La crisis económica y financiera internacional y nacional, sumadas a los inconvenientes para la actividad provocada por la gripe A, han hecho que el turismo se encuentre en un estado de terapia intensiva, al menos, hasta que los ventarrones pasen y una nueva temporada alta llegue, pues las vacaciones de invierno han sido francamente para el olvido.

No mientas más

A tal punto llega la frustración ante las pérdidas ocasionadas, que distintas organizaciones privadas vinculadas al turismo no han tenido empacho para tomar una actitud muy poco común en ellos: decir a todo el mundo, a través de un comunicado, que las autoridades del gobierno –en particular al secretario de Turismo– Luis Böhm están mintiendo.

Como se sabe, funcionarios de primera línea, ministros del gabinete, como Böhm y Alejandro Cazabán, salieron a decir que el dinero otorgado para la contratación de Los Cadillacs –los famosos 315.000 pesos– tenía como fundamento el fomento del turismo y que el recital fue un hito cultural y destacó el valor turístico de ese evento privado.

¿Cuál fue la respuesta del empresariado? Aquí, una parte: "Negamos enfáticamente tal afirmación y destacamos que, de ninguna manera, ayudó ni ayuda este tipo de espectáculos a promover el turismo". O sea, los dejaron solos con sus argumentos.

Agreguemos también que la Asociación Empresaria hotelero gastronómica y afines de la provincia de Mendoza realizó hace menos de un mes un estudio muy pesimista de la situación. La institución habla de baja de ocupación y pérdida de rentabilidad sin precedentes desde hace más de un año y medio.

A la hora de hablar de razones aducen que se debe a las "crisis internacional y nacional, crisis del campo, atraso cambiario, aumentos impositivos, de servicios y salariales; dengue; inicio pandemia y elecciones" y finalmente gripe A y medidas precautorias. Para ellos todo esto deriva "no sólo en una pésima temporada, sino que también complica el futuro inmediato, poniendo en riesgo la continuidad y sustentabilidad del sector y de las fuentes de trabajo".

La intención de esta asociación, antes del "affaire Cadillacs", a comienzos de julio, era solicitar medidas rápidas y concretas del gobierno, cosa que evidentemente no sucedió. "Este es un sector que aporta casi el 25% de los ingresos de la provincia; que da trabajo en forma directa a más de 17.000 familias y muchas más en forma indirecta; que es el motor generador y propulsor más ágil de la economía sobre el cual se basó la recuperación de la provincia durante la crisis del 2001; un sector que jamás reclamó ayuda y que creció siempre a fuerza de inversiones privadas genuinas, un sector que hoy, ahogado por una situación dramática, reclama que ha llegado su hora", han señalado, enérgicos.

Medidas solicitadas a Jaque.

* Declaración de "Estado de crisis y emergencia económica del sector".

* Moratoria sobre deudas impositivas (del período de crisis)

* Supresión cobro de impuestos por un período mínimo de seis meses.

* Subsidios sobre masa salarial a empresas prestatarias de servicios turísticos

* Créditos del Fondo de la Transformación y Crecimiento, a tasa "0" con un período de gracia de un año; con mínimos requisitos y de rápido otorgamiento.

* Prórroga de pago de cuotas a empresarios del sector con créditos del Fondo de la Transformación y Crecimiento.

* Subvención de gasoil a empresas de transporte turístico automotor

Lo demás han sido gestiones ante Provincia y Nación, que aún no arrojan resultados satisfactorios. "En resumen estas vacaciones hemos estado unos 35 puntos por debajo de otras temporadas. Esta situación ha llevado al límite a las empresas turísticas y ya se están registrando algunos despidos", sintetiza lapidaria la Asociación Empresaria hotelero gastronómica y afines de la provincia de Mendoza.

¿Para qué sirvió la asamblea extraordinaria de AEHGA del 6 de julio en la que estuvo presente todo el sector turístico de Mendoza? Nada menos que para declarar el estado Crisis y la emergencia económica del sector.

Como vemos el horno no está para bollos. De hecho, algunos off de records, algunos consultados aseguraron que le actividad ha caído en sus negocios entre un 40 y un 50 por ciento.

Ahora bien, por último conozcamos la situación por boca de cuatro protagonistas de primera línea del sector:

Lic. Fernando Díaz González, de AEHGA: "Estamos trabajando con todo el sector en conjunto para brindar paquetes atractivos para baja temporada, pero es imposible saber cuándo repuntará la situación, aunque estimamos que cuando la gente esté más tranquila con el tema de la gripe, comenzará a movilizarse. Entre las acciones que desarrollamos estamos viajando a promocionar nuestra provincia a ferias que se realizan en Chile y Brasil. También estaremos participando de la mayor cantidad de eventos que se realizan en distintas partes de Argentina. Esperamos que las acciones promocionales que lleve adelante Turismo sean consultadas con el sector y así se puedan optimizar los recursos. No podemos permitir que se desvíen recursos a recitales que no generan ningún tipo de movimiento turístico, como el caso públicamente conocido en donde se dijo que era de interés turístico/ cultural. Esta afirmación no tiene ningún tipo de fundamento, no generó visitas de turistas, ni mayor ocupación en los alojamientos".

José Gabriel Veiga Guerra – Director Hotel NH Cordillera: "En el primer cuatrimestre la crisis económica afectó mucho el segmento de viajes corporativos y turismo internacional generando una baja importante en la ocupación prevista para esos meses. A partir de Julio se sumó la caída abrupta de las reservas que teníamos tanto en habitaciones como en salas de eventos, perjudicando aún más la situación que ya vivía la industria. A esto también debemos sumar, en el caso de la hotelería, la ampliación de oferta de habitaciones en el último año en el segmento 4 y 5 estrellas. Los meses más afectados fueron sin duda Junio y Julio en los cuales las cifras estuvieron un 30% por debajo de lo previsto. En mi opinión se va a empezar a notar un crecimiento a partir de Septiembre. Es real también que tenemos en el mes de agosto un escenario mucho más favorable que los meses de junio y julio, aunque aún no llega a cubrirse lo esperado. Nosotros venimos desarrollando acciones desde principios de año y seguiremos en esa línea. Este es un año en el que hay que ser muy flexible y proactivo. Estamos focalizados en la promoción del destino en mercados nuevos como Colombia y en un mercado que aún tiene un enorme potencial como es Brasil y Chile. NH mantuvo las tarifas durante todo el año y a su vez generamos promociones para hacerlas más atractivas".

Jorge Segovia, Cámara Hotelería de Mendoza: "La crisis internacional y la nacional (desde el comienzo del conflicto con el campo) fueron determinantes y fundamentales en nuestra industria por tratarse de los mercados emisores, caso Brasil, Chile Uruguay, EE.UU y Europa, que están inactivos en este momento. El Mercado Nacional por Gripe A ha disminuido un 40 % por las restricciones y por el miedo que provocó la pandemia. A esto se suma la baja temporada de mayo y junio para nuestro destino, sobre todo Junio, que por el adelanto de las elecciones se agravó y fue otro factor de inmovilidad turística nacional. En los últimos meses, tomando de ejemplo a los meses de mayo, junio y julio estimamos una baja de más del 50% con relación a la producción de años anteriores. La situación puede mejorar en los meses de Setiembre y octubre si el problema de la Gripe A se controla totalmente, esperamos un mejor panorama para el verano del 2010. Estamos invirtiendo en publicidad de Mendoza en el mercado nacional, en Brasil y en Chile, además de asistir a ferias y workshop que están en el calendario nacional e internacional. Lo político es también muy importante para nuestro sector, hoy se puede destrabar un conflicto que para el turismo Nacional ha tenido una importancia fundamental que es el campo, esperamos que predomine el sentido común".

Ricardo Beccaceci, ex presidente Cámara de Turismo Provincia de Mendoza: "La situación nos afecta directamente. Hay una retracción general en el turismo emisivo y ajustes presupuestarios de las empresas, que han reducido los viajes de sus empleados y la categoría. No obstante, hay un segmento de viajeros que no han sido afectados. En este contexto apreciamos una reducción del orden del 30%. En el ámbito del turismo receptivo se perjudicó aún más por la gripe. Aquí la reducción es del orden del 40 al 50%. La actividad turística receptiva viene decreciendo desde el año 2008 y se agravó en el 2009. Aquí influye también el incremento de la oferta y la retracción de la demanda. A ello se suma una pronunciada oferta informal no controlada (departamentos y transportes "truchos") que operan libremente. Los niveles promedio de ocupación no superan el 30% de la capacidad instalada. Por ello, el daño ocasionado por medidas extremas adoptadas, demandará tiempo para su restauración. Tenemos la esperanza que a partir de septiembre progresivamente se retome una actividad normal. No obstante dependen de las acciones que encare el sector privado y de lo que apoye el Estado. El problema turístico no es exclusivo de Mendoza. Se ha manifestado en casi todo el país (pocas excepciones como Leñas, Ushuaia, Cataratas), y también en el exterior. Hemos visto como en países muy afectados la agilidad e inteligencia conjunta de Estado-Privados ha logrado encaminar la recuperación (México), u otros que cuentan con apoyos concretos como Bariloche, o importantes por quienes entienden la incidencia en la economía de la industria turística como España (el estado aportó 1.030 millones de euros en esta instancia). Aquí se está procurando un entendimiento para superarlo: desde el sector privado se están elaborando propuestas que llegan a ofertas con hasta el 50% de las tarifas, que en muchos casos vienen congeladas de más de un año. Desde el Estado los pedidos de apoyo efectuados por las instituciones como la Cámara de Turismo de la Provincia, la Asociación Empresaria Hoteleras, Agentes de Viajes y Transportistas, no han sido atendidos hasta ahora. Esperamos que pueda comunicarse este nuevo esfuerzo del sector privado, ya que si no llega a conocimiento de los consumidores podrá no ser útil y reflejarse en disminución de puestos de trabajo, entre otros problemas".

Comentá la nota