El turismo busca resurgir con ofertas y promociones

Mendoza sufre una baja promedio del 35% en la actividad. La receta es bajar precios y sumar más servicios.
Los empresarios del sector sueñan con la Vendimia porque será un “respiro para la provincia durante 10 días”, dijo Alberto Romero de la Asociación Mendocina de Hoteleros, Gastronómicos y Afines. El sector está en emergencia y como salida ha mantenido los precios del 2008, reforzando promociones y sumando más servicios. “Hay una merma real de entre 30% y 35% de visitantes en relación a la temporada pasada”, dijo Romero.

En coincidencia, Javier Agrelo, presidente de la Asociación Mendocina de Viajes y Turismo, indicó que la caída es del 35%, sin embargo el gran problema para el sector turístico es la pérdida de visitantes extranjeros, sobre todo de chilenos (a los que ya no les conviene el cambio), de EEUU y Europa.

Según Romero, en Mendoza la ocupación en los hoteles de 4 estrellas está entre 60% y el 65%. Mientras que los de 2 y 3 estrellas está por debajo del 50% y los de 1 estrella está en un 35%.

A los hoteles de la provincia no les quedó otra alternativa que continuar con las tarifas del año pasado, incluso con traslados sin cargo, a pesar de la inflación que sufrió la economía local cercana al 20%. Por lo que los paquetes especiales y promocionales, como el de alojar gratis a los niños menores de 11 años o la de pagar 3 noches por 4, quedaron totalmente fuera del juego comercial al no ser ya atractivos.

Los empresarios hoteleros de 5 y 4 estrellas potenciaron promociones en sus restaurantes con menúes accesibles. Por ejemplo, el hotel Sheraton ha sacado promociones especiales del bar, los after office (reuniones después de la oficina) en los que consumen 2 y paga 1. Además, tienen paquetes de almuerzo ($60) y cenas ejecutivas ($75) y una promoción especial para el Día de los Enamorados con cena romántica y spa en cerca de $300 por persona.

“Mendoza se ha convertido en el destino turístico más económico del país”, indicó Romero y agregó que el turismo local depende exclusivamente de los privados y de los empresarios quienes “se han jugado el alma” con los últimas inversiones.

Además, Agrelo subrayó que las agencias de turismo emisivo (aquellas que venden paquetes al exterior como al Caribe, Brasil y la Costa Atlántica) también han bajado sus ventas entre 10% y 15%.

Sin embargo, según explica Agrelo, “las proyecciones para este año eran tan malas”, que estos resultados no les quita todas las expectativas. Igualmente sostiene que los “resultados son espantosos” para el sector.

Aunque el titular de la asociación de turismo adelantó que el gran problema vendrá en los meses de abril, mayo y junio, cuando termine Vendimia y la semana de Pascua. Allí los empresarios del sector no saben cómo van a soportar los costos fijos durante ese trimestre.

El sector gastronómico, tan ligado al del turismo, también está sufriendo una retracción mayor al 40%. Facundo Ledesma, responsable de la cadena de restaurantes Mar&Monte señaló que, con respecto a enero del 2008, la caída es del 55% y en relación a setiembre de ese mismo año, la pérdida es de entre 60% y 65%.

Mar&Monte tiene dos locales en la Ciudad y uno en Chacras de Coria en los cuales se calcula por igual la misma caída. Según explica Ledesma, han mantenido los precios de la carta del año pasado pero ahora ofrecen opciones más económicas y han apostado a tratar de captar un público igual de exigente que busca gastar menos. Ledesma afirma que “la caída es rotunda y que llevan meses sin ganar”.

Del otro lado de la cordillera, los chilenos esperan 300.000 turistas argentinos para este año, de los 750.000 que esperan recibir desde el extranjero. Según las fuentes consultadas, este dato no afecta al turismo local pero sí resta visitantes al Atlántico.

La paridad del dólar, los precios nacionales y la devaluación en Brasil y Chile han motivado a que el turista argentino cruce las fronteras para veranear este año porque es más barato.

Actualmente, el presupuesto de promoción de la Secretaria de Turismo es muchas veces menor (hasta 10 veces en algunos casos) en relación a otras provincias como Salta, Neuquén y Catamarca, según explica a Los Andes el presidente de la Asociación Mendocina de Viajes y Turismo y concluye“Mendoza antes era privilegiada; los chilenos no nos aman, sino les conviene visitar la provincia no vienen. Es así de simple”.

Comentá la nota