EL TURCO SE COMIÓ CINCO PEPAS TRAS HACERSE EL VIVO AL AIRE

El mediodía del martes, cansado de las ofensas e injurias que un locutor radial (supuestamente propietario de una radio ya que no tiene nada a su nombre debido a serios problemas con ex parejas) le habría proferido repetidamente a él y a su familia, un trabajador de prensa defendió su honor al encontrarlo en la vereda del edificio de la Municipalidad de Posadas.
Ambos habrían coincidido en la realización de trámites particulares. El "Turco" no supo donde meterse cuando se cruzó con el hombre en cuestión y tuvo que bancarse cuando fue increpado. Pero fiel a su estilo, el "Turco" intentó negar lo sucedido y faltando a su hombría intentó escabullirse. La discusión subió de tono debido que el locutor se escondía detrás de sus bigotes con la mejor cara de tonto que pudiese esgrimir. Con un animal rastrero intentó nuevamente ocultarse tras la gente que estaba en el sitio pero fue imposible ya que recibió cinco golpes de puño que impactaron directamente contra su humanidad. Hecho que una vez más golpeó el ego de este extorsionador profesional (según aseguran varios empresarios de Misiones). No es la primera vez que el hombre recibe este tipo de palizas, un importante empresario de medios y transportes ya le rompió un palo por la cabeza. (Lo cierto es que después terminaron siendo íntimos amigos). Otro reconocido periodista también los puso en situación incómoda en el hall del Hotel Continental. Pero su vida es así, un difamador profesional que encuentra su medida en quienes el a diario intenta destruir. Lo más cómico es que luego de recibir la golpiza y esgrimir algunas lágrimas pidió perdón por sus dichos al trabajador de prensa que ya había limpiado su honor. Como un hombre, no como una rata, que en definitiva es lo que representa el hombre de la zona oeste.

Según el relato de varios testigos, el trabajador injuriado le reprochó al reconocido locutor que desde su emisora instalada en la zona oeste de Posadas, permanentemente lo injuriara y manchara su nombre y el de su familia de falsedades y difamaciones.

"Vos no te das cuenta que yo soy un laburante, que tengo familia, que tengo hijos y que siempre me manejé correctamente para que me digas esas porquerías", dijo con contundencia el hombre que defendía su honestidad.

Luego, la discusión fue subiendo de tono, produciéndose una trifulca en la que habría salido en situación sumamente desventajosa el locutor, que tras pedirle perdón al trabajador de prensa prometió nunca más mencionarlo vinculado a los agravios e infortunios a los que lo tenía acostumbrado.

Los testigos aseguraron que tras reiterar sus pedidos de perdón y arreglarse la ropa, el locutor se fue del lugar y el periodista terminó sus trámites.Vox Populi - El Diario Digital de Misiones, Argentina.

Comentá la nota