Río Turbio: denuncian en la Justicia sobreprecios

Río Turbio: denuncian en la Justicia sobreprecios
Es la denuncia por lo que costará un turbina para una generadora en Río Turbio.
El diputado nacional Juan Carlos Morán (Coalición Cívica-Buenos Aires) llevó ayer a la Justicia su denuncia por el supuesto sobreprecio que habría aprobado el Gobierno nacional en la compra de la central termoeléctrica a carbón de Río Turbio y por la falta de respuestas a los graves problemas ambientales que producirá la ejecución de la obra.

La denuncia que efectuó Morán ¿acompañado por los diputados opositores Adrián Pérez, María Fernanda Reyes y Elsa Quiroz¿recayó en el juzgado federal de Claudio Bonadío, quien ahora deberá esperar si el fiscal Guillermo Marijuan aprueba el inicio de una investigación.

La causa se focaliza en la adquisición de la usina a carbón de Río Turbio que llevaron adelante el ministro de Planificación, Julio De Vido y el actual gobernador de Santa Cruz, Daniel Peralta.

También alcanza, por el posible daño ecológico, al ex subsecretario de Medio Ambiente de Santa Cruz, Francisco Anglesio, y a su sucesor, Mario Abel Díaz.

Tal como había anticipado Clarín, la denuncia de Morán puso de relieve que a fines de 2007 la administración kirchnerista adjudicó la usina santacruceña de 240 MW a un precio final que fue un 181% más elevado que el pagado en Chile por una central térmica de similares características contratada para la misma época.

De acuerdo con los datos relevados por el legislador frente a los US$ 1,26 millones por cada MW instalado que se abonararon en Chile por la usina de Puchuncaví, el gobierno nacional convalidó un precio final de US$ 3,56 millones por cada MW de Río Turbio. También remarco que el presupuesto original que era de $ 1.500 millones registró un aumento de casi el 80% y alcanzó los $ 2.686 millones al contratarse las obras.

En respuesta al argumento oficial de que las dos centrales no son comparables por tener tecnologías diferentes (tipo estándar de carbón pulverizado, la chilena versus caldera de lecho fuidizado, la local), Morán incluyó en su denuncia nuevos datos sobre cinco centrales idénticas a la de Río Turbio que se construyeron recientemente en EE.UU. a precios que resultaron sensiblemente más bajos.

Los ejemplos aportados fueron:

La empresa Ventix construyó en Virginia una planta de 100 MW a razón de US$ 2,15 millones por MW instalado.

En Colorado Springs, otra usina de 150 MW costó U$S 275 millones, es decir U$S 1,83 millones por cada MW instalado.

La planta de lecho fluidizado de Elwood (Illinois) de 600 MW costó U$S 1.000 millones, es decir U$S 1,67 millones por MW.

En Clark County (Kentucky), otra usina de 278 MW se pagó a razón de US$ 1,69 millones por MW instalado.

En Montz (Louisiana), la instalación de una central de 530MW terminó costando U$S 1,020 millones, lo cual arroja un valor por MW de US$ 1,92 millones.

"Comparado con cualquier caso--advirtió Morán--el precio final de Río Turbio resulta exhorbitante y exige una profunda investigación para determinar si hubo o no irregularidades y sobreprecios".

La usina de la polémica fue adjudicada a la empresa española Isolux, que a su vez procedió a subcontratar a la firma alemana Siemens; a la norteamericana Foster Wheeler y varias empresas santacruceñas para la realización de las obras civiles.

Comentá la nota