Turbine recibió $5.000.000 para mantenimiento

En 2008, el sistema eléctrico nacional le otorgó un préstamo. No obstante, el álabe de la turbina se rompió y sacó de servicio la usina, haciendo del tendido regional una red poco confiable.
En abril del año pasado, la central térmica Turbine Power recibió un préstamo de 5.000.000 de pesos del sistema eléctrico argentino para realizar tareas de mantenimiento que culminó hacia julio.

Aun así, el álabe de la turbina de la central se rompió y sacó de servicio la usina, haciendo del tendido regional una red poco confiable.

La central, que está hacia el norte de Roca, tenía que entrar en mantenimiento programado luego de 32.000 horas de uso.

El 30 de abril del año pasado la empresa firmó un acuerdo con la autoridad nacional del despacho eléctrico, Cammesa, que le prestó 1.437.697 dólares (más IVA) para financiar ese mantenimiento programado, que se realizó en el segundo trimestre del año.

A pesar del mantenimiento realizado luego de una cantidad de horas de funcionamiento equivalente a casi cuatro años, la turbina falló y, según fuentes del sector, cuesta 10.000.000 de dólares repararla.

Como no se hicieron las inversiones que eran necesarias en materia de tendido en alta tensión, sin el aporte de esta central el sistema regional está en crisis. La semana pasada hubo un gran apagón, que muchos especialistas atribuyen a la sobrecarga del tendido en su cabecera.

Constantini y Oliva Funes

Turbine Power tiene como principales accionistas a dos empresarios de la industria de la carne llamados Rodolfo Costantini y Carlos Oliva Funes. Cada uno maneja el 47% del capital accionario; el 6% restante está en manos de Transcomahue.

Hasta febrero de 2002 Turbine Power le facturó la energía que le vendía con exclusividad a Edersa a precios muy superiores a los del mercado eléctrico, que la distribuidora, como señalan las normas, trasladaba a los usuarios rionegrinos.

Pudo hacerlo porque lo autorizó el entonces gobernador Pablo Verani.

Pero la Justicia provincia ordenó frenar la facturación de ese sobrecosto.

Acciones judiciales

Luego un sinfín de acciones judiciales, presentaciones administrativas y decisiones regulatorias, finalmente las dos empresas, Turbine Power, y Edersa (que pertenece en partes iguales al grupo Camuzzi y a un fondo de inversión que lidera el ex jefe de Gabinete nacional Chrystian Colombo), se pusieron de acuerdo y dieron por suspendido el contrato que los unía.

Hay de todos modos una suma de dinero que la generadora le reclama a la distribuidora, de la que no desistió.

El precio mayorista de la energía es ahora muy superior al del contrato y a la generadora le conviene venderle al mercado en vez de a Edersa, aunque las liquidaciones de Cammesa se paguen con atraso.

A pesar de la parada por mantenimiento y de los dos meses que no fue despachada por falta de gas, Turbine redujo el año pasado un 78% sus pérdidas, según el balance incompleto que refleja la realidad de la empresa hasta septiembre.

La compañía tiene una abultada deuda en dólares contraída para levantar la usina, durante la primera mitad de la década pasada.

Entre enero y septiembre, la empresa registró una pérdida de 7.399.514 pesos, contra los 34.121.382 del mismo período del año anterior.

Comentá la nota