Tupac Amaru, la bendecida por los K

La agrupación de la jujeña Milagro Sala tiene aprobado en Córdoba un proyecto para construir 200 viviendas sociales en la Capital. Recibirá de la Nación más de 16 millones de pesos. También levanta una fábrica textil.
En Córdoba no tiene a una líder carismática e impulsiva como la jujeña Milagro Sala. Pero en esta provincia, la organización barrial Tupac Amaru también goza de la bendición del gobierno K: la cooperativa fundada por la entidad ya tiene aprobado un proyecto para construir 200 viviendas sociales, con una inversión que supera los 16 millones de pesos.

Además, con el respaldo financiero de la Nación, está levantado un edificio para instalar una fábrica textil que dará trabajo a más de un centenar de desempleados en la populosa Villa El Libertador, uno de los barrios del sur de la capital cordobesa, donde la pobreza y la desocupación pegan tan fuerte como el sol de enero... o el de estos días de tórrida primavera.

El cálculo es simple y arranca gestos de sana envidia en el resto de las organizaciones piqueteras. El Ministerio de Planificación Federal de la Nación, a cargo de Julio De Vido, destina 81.640 pesos para cada vivienda social que se construye mediante el mecanismo de cooperativas de trabajo.

Si se tiene en cuenta que la cooperativa que creó la Tupac Amaru local tiene adjudicadas 200 de estas unidades, al final del proyecto recibirá 16.328.000 pesos de parte del Gobierno nacional.

Lo de "sana envidia" de otros piqueteros tiene explicación: si bien admiten que el resto no tiene la llegada de Tupac Amaru a la administración K, todos ellos reconocen que prefieren que los fondos para construir viviendas sean recibidos por una organización social y no por alguna empresa constructora.

Rosalía Cáceres, referente de la corriente Aníbal Verón, refleja este pensamiento que campea en muchos dirigentes sociales. "Algunos tienen más facilidades para conseguir los recursos. Pero está bueno que el Gobierno nacional se fije en nosotros y no les entregue los recursos, que son de todos, a empresas privadas, que encima nunca cumplen los plazos previstos para las obras".

En enero, la cooperativa de la Tupac Amaru tiene previsto comenzar la construcción de 80 viviendas en un terreno que está acondicionado en Villa El Libertador.

El predio llegó a manos de la organización envuelto en una polémica. Fue ocupado y luego expropiado. Ahora ya cuenta con la habilitación del municipio capitalino.

El plazo de ejecución de las primeras 80 viviendas es de seis meses. Pero el líder de la cooperativa asegura que a fines de abril estarán terminadas y entregadas a los adjudicatarios de la propia organización, que trabajarán para levantarlas.

La corriente Tupac Amaru tiene como referente nacional a la jujeña Milagro Sala. En las últimas semanas, la dirigente fue noticia de alcance nacional por las denuncias en su contra que realizó el senador radical Gerardo Morales. El legislador dijo haber sido agredido por militantes de esa agrupación.

Quienes conocen de cerca el trabajo de la Tupac Amaru aseguran que es eficiente en la administración de los proyectos que solventa el Gobierno nacional: según dicen sus dirigentes, siempre terminan las obras antes del tiempo previsto en los pliegos.

En Córdoba, Sergio Costiglioni es el referente de la Tupac Amaru. El dirigente es reconocido en la ciudad por su militancia en organizaciones piqueteras desde la crisis social de 2001. Hasta hace un año, militó en el Movimiento Territorial de Liberación (MTL).

En un viaje a Jujuy conoció a Milagro Sala y quedó impactado por su magnetismo y la aceitada estructura de funcionamiento de la agrupación piquetera.

Si bien Costiglioni admite que no se puede trasladar la capacidad de liderazgo de la polémica dirigente jujeña, reconoce que intentará hacer en Córdoba lo que la Tupac Amaru logró constituir en el norte argentino.

En Córdoba, la Tupac Amaru lleva apenas un año desde su creación, pero su nombre talla fuerte entre las organizaciones piqueteras.

Su primera acción social en barrios carecientes fue abrir comedores infantiles. Hoy tiene 27 en toda la ciudad. Estos reciben una ayuda mínima de la Provincia y se sustentan con fondos de actividades que realiza la propia organización.

Fábrica. Además de las viviendas, la Tupac Amaru construye un edificio de 800 metros cuadrados a pocas cuadras de la plaza de Villa El Libertador, para lo que será una fábrica textil.

La construcción de esta industria también se solventa con fondos nacionales, en este caso del Ministerio de Desarrollo Social que conduce Alicia Kirchner, la cuñada de la presidenta Cristina Fernández.

Según explicó el referente local de la corriente Tupac Amaru, esta fábrica textil confeccionará guardapolvos y ropa de cama para hospitales.

Es decir que una vez que esté en marcha –también administrada como una cooperativa– la fábrica se convertirá en proveedora del Estado nacional, que ahora financia su construcción.

Es evidente que la organización piquetera tiene un fuerte respaldo del kirchnerismo, a través de los ministerios de Planificación Federal y Desarrollo Social.

Costiglioni niega vinculación política con el kirchnerismo, pero admite que su organización recibe un fuerte respaldo de la Nación. "La Tupac Amaru se ganó el respeto y la confianza por su organización y eficacia a la hora de llevar adelante proyectos que tienen como objetivo combatir la pobreza y la desocupación. Si terminamos los proyectos antes de los plazos establecidos y damos trabajo a la gente, es lógico que el Gobierno nos apoye en las distintas iniciativas. Pero tenemos libertad para plantear nuestras diferencias, como en muchos casos hizo Milagro", dijo Costiglioni, en medio de predio donde se levantarán las viviendas durante el próximo verano.

Comentá la nota