El túnel de la Sabattini es una postal del abandono

El túnel de la Sabattini es una postal del abandono
Se trata de una de las principales arterias de acceso a la ciudad. Faltan arreglos en veredas, canteros, calles, luminarias y en la señalización de tránsito.
La avenida Sabattini es una de las arterias más importantes de Córdoba. Por allí circulan quienes arriban a la ciudad por la ruta 9, quienes van a la Terminal de Ómnibus o al Parque Sarmiento y quienes deben acceder a los barrios del sudeste.

A pesar de su importancia, la avenida se encuentra en pésimas condiciones. Hay cables sueltos, cordones de veredas rotos, calles oscuras, barandas que nunca se terminan de arreglar, canteros destruidos y grandes yuyales. Todos esos problemas se concentran en una postal del abandono: el túnel de acceso a Maipú II y San Vicente.

Leandro Borsatto, vecino de barrio Maipú que trabaja hace 30 años en un comercio de la Sabattini, expresó a La Voz del Interior su preocupación por la falta de obras de mantenimiento en la avenida.

Por su parte, el director del CPC Empalme, Eduardo Miguel, coincidió con el diagnóstico de los vecinos: "Falta bacheo, arreglo de cordones cuneta, de los canteros centrales y de las luces".

"La situación de la Sabattini es más que evidente. Nosotros hacemos los informes e iniciamos los trámites en las áreas correspondientes", puntualizó.

En varios puntos de la avenida, los cordones están rotos y sin pintar. Los peatones deben sortear el obstáculo de las grandes grietas y de los ladrillos y bloques de cemento que quedan sueltos.

El mismo deterioro sufren los canteros centrales. En el cruce con la calle Morse, los escombros quedaron sobre la carpeta asfáltica, lo cual genera dificultades para la circulación del tránsito.

A la altura de la estación de servicio YPF, las barandas que sirven de protección para los automovilistas están destruidas. Lo mismo ocurre al final de la avenida, en la bajada de Illia.

El subsecretario de Infraestructura de la Municipalidad, Guillermo Assandri, señaló que el año pasado se realizaron tareas de reparación en las veredas de la avenida. "Teníamos todo arreglado hasta el Híper Libertad, pero después llegaron las vacaciones", explicó.

El funcionario aseguró que a finales del mes de enero reanudarán los arreglos. "Tenemos en marcha un programa que va a empezar con los canteros centrales y en febrero continuaremos con los cordones cuneta", anunció Assandri.

Un túnel con problemas. Uno de los puntos críticos es el túnel que sirve de desvío para los que transitan rumbo a los barrios Maipú y Lourdes. En ese lugar ya se produjeron numerosos accidentes a consecuencia de la confusa señalización.

Los automovilistas que circulan por la calle Morcillo y se cruzan con la salida del túnel deben interpretar un viejo cartel que muestra una flecha hacia la derecha, a pesar de que es contramano.

"Ya hubo muchos accidentes y cada tanto algún automovilista se mete en contramano. Es muy peligroso porque la gente que viene por el túnel lo hace muy rápido y no los ven", relató Borsatto, quien también mostró algunos carteles dañados.

Sergio Strada Jofré, director de Tránsito, explicó que se realizan relevamientos, pero pierden recursos por el vandalismo. "Hoy parece ser una broma más, que nos demanda buena parte de los recursos. Es muy bueno que la gente nos avise así podemos cambiarlos", señaló.

En el techo del túnel hay dos grandes hileras de los hierros que servían para sostener los tubos fluorescentes que debían iluminarlo. Sin embargo, no hay ninguna lámpara y algunos soportes están a punto de caer.

Assandri prometió que se arreglarán las luces una vez que se termine con el trabajo que se está haciendo con las luminarias. "Los tubos fluorescentes son artefactos que no solemos usar", explicó.

Oscuridad y yuyos. A pesar de que en los últimos días mejoró el estado del alumbrado, todavía quedan muchos postes por arreglar. "Con suerte, prenden la mitad de las luces", indicó Borsatto.

Además, en plazas y veredas proliferan los yuyos. "La única plaza que está bien mantenida es la que cuida la gente de la iglesia", finalizó Borsatto.

Comentá la nota