El 43,7% de los tucumanos que trabajan, está en negro

Así lo reveló ayer el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), en base a un relevamiento realizado en el tercer trimestre de 2009. El NOA es la región más castigada.
Casi la mitad de los trabajadores tucumanos, el 43,7 por ciento, para ser más precisos, está en negro y, por lo tanto, no puede gozar de los beneficios sociales ni cuenta con aportes realizados al sistema previsional.

Así lo reveló el Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (INDEC), con la publicación del último informe sobre el movimiento laboral en 31 conglomerados urbanos de todo el país, en el marco de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH).

En el caso de nuestra provincia, la medición se realizó en el Gran San Miguel de Tucumán y Tafí Viejo.

Si a ese elevado porcentaje de empleo informal se agrega el hecho de que en el segundo trimestre de este año la desocupación trepó al 10 por ciento en nuestra provincia (aunque habría descendido a 8 puntos en el último cuatrimestre, según el gobernador José Alperovich), el panorama laboral de Tucumán cobra aún mayor gravedad.

El informe difundido por el INDEC demuestra que la región Noroeste, con Santiago del Estero a la cabeza (registra casi un 45 por ciento de informalidad laboral), es la más castigada por el empleo en negro. Después de Santiago del Estero y Tucumán, se ubican La Rioja, con un 41,9 por ciento; Jujuy, con un 41,4 por ciento; Salta, con un 40,7 por ciento y el Gran Catamarca, con un 38,7 por ciento.

En el Noreste, la segunda región con mayor cantidad de trabajadores en negro, la provincia de Corrientes tuvo el indicador más elevado de trabajo en negro con un 45,9 por ciento, seguida de Posadas, con un 43,5; Formosa, 43,1 y el Gran Resistencia con un 39,9 por ciento.

La situación nacional

En todo el país, los trabajadores asalariados en negro llegaron en el tercer trimestre al 36 por ciento, un 0,3 por ciento menos que el mismo período del año anterior, según el informe difundido por el INDEC. En comparación con el segundo trimestre de este año, el indicador sufrió una reducción del 0,4 por ciento, ya que en julio pasado se ubicaba en un 36,4 por ciento. Pese a que el gobierno anunció la regularización de alrededor de 500 mil puestos de trabajo, por la implementación del blanqueo laboral, las cifras del INDEC, arrojan una reducción menos significativa.

En el Gran Buenos Aires, la informalidad laboral de trabajadores que no tienen aportes jubilatorios ni de obra social llega al 36,2 por ciento.

La Capital Federal tuvo un 23 por ciento de trabajadores en situación irregular, mientras que en los partidos del Gran Buenos Aires el porcentaje trepó al 40,8 por ciento.

En el Gran La Plata, el trabajo en negro llegó al 30,3 de la población económicamente activa, en el Gran Rosario al 34,5, el Gran Córdoba al 33 y en el Gran Santa Fe al 36,5 por ciento.

En la Región de Cuyo, la provincia de San Luis registró un porcentaje de 43 por ciento, San Juan, 38,2, y el Gran Mendoza un 37,7 por ciento.

Comentá la nota