Tucumanos aceptan el medidor de agua, pero exigen mejoras

La implementación de medidores de agua potable para establecer los niveles de consumición de este elemento vital, no es rechazado por los ciudadanos consultados por EL SIGLO, ya que argumentan que se trata de una medida que evitará el derroche. Reclaman mejoras en la red cloacal y la potabilidad del insumo.

La decisión de Sociedad Aguas del Tucumán concerniente a la instalación de medidores de agua potable a partir del próximo mes, generó una actitud caracterizada por la cautela y la expectativa de los futuros adherentes a la nueva implementación.

En una recorrida por el microcentro de la ciudad capital, EL SIGLO realizó una serie de relevamientos con respecto a la opinión que generaba esta nueva metodología en los comprovincianos.

De esta manera, dos fueron los aspectos centrales en los cuales se basaron los comentarios recavados: por un lado, la aceptación de tal medida, pero, por otro lado, la misma, debe estar complementada con un rígido control en los niveles de consumición, la ponderación social de quien esté recibiendo el servicio, y, sobre todo, la direccionalidad a la cual esté orientado la facturación de los nuevos montos a cobrar, es decir, cuál será la finalidad o en qué será utilizado el pago del servicio.

Precio y calidad del servicio

En este sentido, Jorge Díaz manifestó estar de acuerdo con la nueva normativa, "siempre y cuando lo recaudado sea para el correcto y responsable mantenimiento de la red cloacal, ya que a lo largo y ancho de la ciudad pueden observarse que estas redes están colapsadas, o realizadas con una pésima infraestructura".

Además, estipuló que el pago se encontrará supeditado a la calidad del servicio, "no pienso pagar si el servicio es como hasta ahora, que, o bien no tenés agua en los domicilios, o la que te llega, en ocasiones, de potable tiene muy poco", recalcó un tanto molesto.

Por otra parte, Díaz cargó contra quienes no poseen una actitud de racionamiento de este elemento vital: "Lamentablemente, esta medida tiene que tomarse porque hay mucha gente que no cuidan el agua, lo ves a la mañana cuando lavan las veredas, los autos los fines de semana, y ni hablar del llenado de piletas, lo cual es una vergüenza, que recién ahora desde el gobierno y la empresa se den cuenta de esta problemática", manifestó al respecto.

Obras cloacales, lo principal

Marta Lobo, fue otra de las personas consultadas, para quien la colocación de medidores es una medida, en primera instancia "razonable", ya que permite "ajustar los niveles de consumo y equiparar la cantidad (de dinero) a pagar con lo que estaríamos hablando de una propuesta más justa que lo que era hasta ahora".

Sin embrago, recalcó que en la operatividad de la resolución deben primar "los controles de los medidores, porque ya sabemos lo que pasa con los de la luz (refiere a maniobras ilícitas que tienen como fin trastocar el aparato de medición para rebajar los índices de consumo y así pagar una cantidad inferior a lo real). Pero también te topas con la inconsciencia de la gente que hace un derroche descomunal del agua".

A su vez, señaló las obras que deben llevarse a cabo para dotar de una mayor calidad a la prestación del servicio de agua potable: "Hay sectores de la ciudad, como por ejemplo en las inmediaciones de Avenida Mate de Luna donde se están levantando (sic) varios edificios que deben contar de ahora en más con una red cloacal eficiente, sólo así podes justificar algún incremento que te pueda venir en las facturas".

Control del nivel de consumo

Finalmente, Rubén Corazzo consideró que "está bien la colocación de medidores, pero tiene que ser de una manera justa el cobro que se realice, ya que no es lo mismo el consumo entre diversos sectores de la provincia, puede haber grandes y pequeños consumidores, pero, que a su vez, no significa que el consumo sea equitativo", precisó, en relación a una no correspondencia entre el status social y el nivel de consumo que registre su domicilio respectivo.

"A mi entender la tarifa debiera ser baja, pero con la obligación que todos paguen por igual, sin hacer distinción ni de los más pobres, ni de los mas ricos", argumentó.

El costo del servicio de agua y cloacas fue fijado en 1,30 el metro cúbico. Por lo que una familia tipo deberá erogar unos 23,5 pesos.

Comentá la nota