Tucumán: nueva marcha de médicos para pedir aumento

Hubo unos 4.000 manifestantes. Rechazan la suba que ofrece la provincia.
Una nueva manifestación de los profesionales "autoconvocados" de la salud pública tucumana congregó ayer al mediodía --en mitad de un paro de 72 horas por reclamos salariales-- a unas 4.000 personas en la plaza Independencia de la capital provincial.

La multitud estuvo formada principalmente por médicos, enfermeras y demás profesionales de hospitales y dispensarios, pero también la integraban otros empleados del Sistema Provincial de Salud (Siprosa), representantes de colegios profesionales, jubilados, grupos piqueteros y partidos de la oposición. Incluso se vio marchar a una media docena de personas que portaban un cartel que decía "Pacientes autoconvocados".

Los manifestantes expresaron su indignación por los descuentos que el gobierno de José Alperovich aplicó a los sueldos del mes pasado de quienes cumplieron entonces tres días de paro sin asistencia a los lugares de trabajo y quites de colaboración en varias otras jornadas.

Dirigentes de los "autoconvocados" denunciaron que los descuentos realizados por la Gobernación promediaron un tercio de los sueldos y pusieron como primera condición para sentarse a negociar con el gobierno una eventual salida al conflicto la devolución de esos importes.

Como sucede con otros gremios, los "autoconvocados" de la salud son un movimiento que funciona a través de asambleas de base y de delegados. Se manejan y protestan al margen de los sindicatos de la sanidad, a los cuales acusa de "traidores" y "entreguistas".

Iniciado en abril último con un reclamo de médicos de hospitales del interior de la provincia, el movimiento de "autoconvocados" fue creciendo desde entonces y también fueron escalando sus medidas de fuerza. El paro de 72 horas de esta semana siguió a uno de 48 horas de la anterior.

Disconforme con el aumento del 15% acordado este año por el gobierno provincial con todos los gremios de empleados públicos, el grupo reclama un aumento del 100% del salario básico del sector y la titularización de los 5.200 empleados temporarios, ad honorem y contratados del Siprosa.

El gobierno de Alperovich afirma estar "abierto al diálogo", pero se mantiene firme en que "no hay plata" para conceder incrementos salariales por afuera de los ya otorgados. Ahora se suma también la pelea por los días descontados por la huelga. "Sería un mentiroso, un demagogo, un hombre sin racionalidad si les dijera que les puedo aumentar los sueldos", reiteró ayer el gobernador, un radical que es aliado de los Kirchner.

Comentá la nota