Tucumán se destaca fuera del país por las Ruinas de Quilmes, la noche y los piropos

La provincia es reconocida, en el ámbito mundial, por su intensa vida nocturna, por su oferta cultural y por la calidad de su rugby. Las guías en lengua inglesa les dedican más páginas a Salta y a Jujuy que a Tucumán. Aconsejan no venir durante el verano
Un turista extranjero puede ser fácilmente distinguible por sus rasgos físicos, por cómo se viste o se expresa en la lengua vernácula. Ninguna de esas señas, sin embargo, es tan infalible como el infaltable volumen que aconseja qué visitar y cuándo, dónde dormir, dónde comer, y que provee datos históricos y un perfil actualizado del lugar. Esas "biblias" del turismo internacional suelen ser esenciales para tomar decisiones. Las guías conquistan su espacio y reflejan una coyuntura donde destinos novedosos y exóticos, como Bosnia y Groenlandia, compiten contra las incandescentes Nueva York y París.

Argentina, con la Patagonia y Buenos Aires como íconos, batalla para convertirse en el primer destino de Sudamérica. El Noroeste pugna por una tajada y ya consiguió que las últimas ediciones de las seis guías en lengua inglesa sobre Argentina más vendidas le dediquen 235 páginas. De estas, 45 hacen referencia a Tucumán (19,14%). Salta y Jujuy gozan la cobertura más amplia de la región, mientras que Santiago del Estero, Catamarca y La Rioja ocupan un espacio reducido. A veces, ninguno. Todos los libros consultados por LA GACETA coinciden en destacar las Ruinas de Quilmes como el producto más interesante de Tucumán.

La vida nocturna es el atractivo indiscutible de la capital. La guía "Lonely Planet" dice: "quizá esta ciudad no sea agradable a primera vista, pero no hay que dejarse desanimar; San Miguel de Tucumán recompensa el tiempo invertido en tratar de conocerla". "Fodor's", de amplia divulgación en Estados Unidos, apostilla: "en la cuarta urbe más poblada del país las calles están a menudo colapsadas por estudiantes universitarios y trabajadores, y el tránsito suele ser pesado. Pero esa tensión cede cada atardecer".

"Lonely", libro de culto entre mochileros y turistas de bajo presupuesto, afirma que la capital ofrece una agenda cultural ambiciosa. Y advierte: "menos pretenciosa es la conducta del tucumano promedio; en esta ciudad, las mujeres deben prepararse para ser más piropeadas que lo habitual". "Frommer's" asevera que la ciudad no es sólo famosa por su vida nocturna. "Créalo o no, San Miguel de Tucumán trasciende por la buena calidad de su rugby".

Todos los textos recomiendan evitar el verano tucumano. "Moon Handbooks" expresa: "por su estación estival tan caliente y húmeda, bien podría denominarse 'Sauna de la República'".

El clima abrasador es un factor decisivo para huir a las montañas. "Footprint" aconseja: "haga como los tucumanos, que siempre que pueden se escapan a la más benigna y pintoresca localidad de Tafí del Valle".

El libro de "Eyewitness Travel", que sólo dedica una página a la provincia, sugiere dejar rápido de lado la ciudad para visitar las Ruinas de Quilmes. La publicación asegura que este "es el sitio arqueológico mejor conservado del país".

Comentá la nota