Tucumán arrastra un déficit de $ 30 millones

El ministro de Economía dijo que, para contener el desfase, la Provincia ajustará el gasto público, tarea en la que ya trabaja su cartera. Jorge Jiménez puntualizó que no se contraerá deuda para pagar salarios y que tampoco dejará de pagar los compromisos asumidos.
"Tener un déficit equivale a que, después de haber sumado todos los ingresos y de restarles todos los egresos, incluyendo la amortización de la deuda pública, nos falta dinero. En este caso, como manifestó el gobernador, el déficit que estamos enfrentando ronda los $ 30 millones. Pero si tenemos en cuenta la situación de muchas provincias, tenemos que concluir que hubo una administración ordenada que permite a Tucumán no estar pasando por un mal momento". Los conceptos son del ministro de Economía de la provincia, Jorge Jiménez, a quien LA GACETA consultó ayer respecto de los dichos del gobernador, José Alperovich.

El mandatario provincial, luego de insistir en que la provincia no tiene recursos para afrontar el pedido de incremento salarial que reclaman los médicos autoconvocados, puntualizó que a la Provincia le faltan $ 30 millones para poder cumplir con todos los compromisos hasta fin de año.

El titular de la cartera económica explicó que, frente a esta situación, existen tres alternativas. "La primera de ellas consiste en no pagar. No vamos a caer en eso, de ninguna manera. Hemos llevado adelante una administración ordenada durante los seis años de Gobierno, y no vamos a caer en eso", puntualizó.

La segunda opción es endeudarse. "Tampoco vamos a hacer eso: sería irresponsable, a pesar de que la suspensión de la Ley de Responsabilidad Fiscal le permite a las provincias a incrementar sus endeudamientos. Nuestra decisión es no endeudarnos para solventar gastos corrientes, como el pago de salarios. Puesto en términos domésticos, equivaldría a tomar un préstamo para salir de vacaciones y después no poder pagar: no hay cómo enfrentar ese compromiso. En cambio, los gastos de capital (gastos en activos fijos a largo plazo, tales como instalaciones y equipamiento) son el equivalente a endeudarse para comprar un auto: si uno no puede seguir pagándolo, puede desprenderse del bien y saldar el pasivo", ejemplificó.

La alternativa oficial

El ministro de Economía asegura que la tercera variante es la más dura de llevar adelante pero dice que, a cambio, no es nociva. "Consiste, concretamente, en ajustar el gasto público. Estamos abocados a ello. De hecho, estamos haciendo todos los ajustes y los trabajos necesarios para poder cubrir los compromisos asumidos y llegar tranquilos a fin de año", puntualizó.

Jiménez se preocupó por llevar tranquilidad a los estatales. "El pago de los sueldos no se va a ver comprometido. Cuando el gobernador anunció que, como todos los años, se pagarán dos sueldos juntos en diciembre, junto con el aguinaldo, era porque estaban tomadas las correspondientes previsiones. Existe un déficit de $ 30 millones y hay que solucionarlo, pero los compromisos salariales van a ser honrados en tiempo y en forma", concluyó.

Comentá la nota