Un tubazo contra Telecom Italia

La firma tenía previsto ejercer la opción de compra por las acciones del Grupo Werthein, pero la CNDC dice que antes tiene que resolver si su sociedad con Telefónica impacta en el mercado local. Respaldo oficial al informe de los veedores.
La Comisión Nacional de Defensa de la Competencia resolvió el lunes que Telecom Italia deberá abstenerse de ejercer la opción de compra por las acciones del Grupo Werthein, socio de su filial argentina, hasta que se determine el impacto que tiene en el mercado local de telecomunicaciones el ingreso de Telefónica como accionista de la firma italiana. La decisión oficial significa un duro traspié para los europeos, pues, además de ponerles un freno a su aspiración de ampliar su porcentaje de acciones, la CNDC afirma en la resolución que “con los elementos colectados hasta el presente y en particular del informe brindado por los veedores oportunamente designados se desprende que la operación bajo análisis (el ingreso de Telefónica de España en Telecom Italia) resultaría, prima facie, una concentración económica y que podría estar afectando el interés económico general”.

Cuando los europeos le vendieron a los Werthein una parte de la empresa en septiembre de 2003 se reservaron una opción de compra para retomar el control exclusivo de la compañía a partir de enero de 2009 y ya habían adelantado que iban a hacer uso de ella. Para ellos, la acusación sobre el riesgo de monopolio que supone su alianza con los españoles es sólo una “cortina de humo” montada por los Werthein. De hecho, en las últimas semanas iniciaron una intensa campaña publicitaria donde afirman que Telecom Italia y Telefónica de España se gestionan de manera “autónoma e independiente”. Su objetivo fue preparar el escenario para hacer uso de la opción. Sin embargo, ahora la decisión del Gobierno los obliga a esperar.

La guerra abierta por el control de la compañía comenzó en agosto de 2007 cuando el vicepresidente de la firma, Gerardo Werthein, denunció ante la Comisión Nacional de Valores que el ingreso de Telefónica había condicionado la toma de decisiones dentro de la empresa. El Gobierno reaccionó en octubre de ese mismo año designando dos “veedores observadores” para tratar de precisar si efectivamente Telefónica estaba incidiendo en la estrategia de su principal rival. La intención oficial era mantener en reserva el informe, pues el mismo tenía carácter no vinculante. Sin embargo, el pasado 6 de marzo Página/12 reveló en exclusiva que luego de cuatro meses de trabajo los especialistas habían avalado la posición de los Werthein y dio detalles de la presentación, donde incluso se citaba a Carlos Felices, entonces presidente de la compañía en representación de los europeos, reconociendo que “la presencia de Telefónica en Telecom Italia, puede significar un riesgo”. La difusión del informe generó un terremoto dentro de la firma y en abril el propio Gerardo Werthein denunció ante la Justicia que Felices estaba presionando a varios directivos para que se desdijeran de lo que habían declarado ante los veedores oficiales. A los pocos días, el propio Felices fue reemplazado de la dirección de la empresa por la asamblea de accionistas, la cual también decidió no aprobar la gestión de Werthein como vicepresidente, quien igual continuó en el cargo. Desde entonces, las partes acordaron una especie de armisticio que sólo se alteró por una denuncia periodística de espionaje supuestamente realizada por los italianos, que éstos por lo bajo atribuyeron a una campaña de los Werthein.

Ahora la tensión ha vuelto a subir porque la definición de la disputa pareciera estar cerca. Los italianos sostienen que el informe de los veedores tomó por sorpresa incluso al Gobierno, que éste no lo va a avalar y que la prueba de ello fue el posterior desplazamiento del entonces titular de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, José Sbattella, a quien atribuyen haber operado en su contra. Aseguran también que su objetivo es seguir teniendo mayoría de capital y votos y el manejo operativo de la empresa y que altas fuentes del Gobierno les habían adelantado la voluntad oficial de cumplir con ese deseo.

En la actualidad, los italianos poseen el 50 por ciento de las acciones de la sociedad controlante de Telecom Argentina, mientras que otro 48 por ciento está en poder de los Werthein, aunque Telecom Italia posee una opción para adquirir la porción del grupo argentino. El acuerdo establece que, en caso de hacer uso de esa cláusula, el 30 por ciento de las acciones las debe pagar a un valor fijo acordado en 2003 y el 18 por ciento restante al valor de mercado vigente en el momento en que se efectivice la operación. Los italianos dejaron trascender que una alternativa que se estaba analizando es que los Werthein se desprendan del 30 por ciento de las acciones a valor fijo y se queden con el 18 por ciento restante a la espera de una mejora en la cotización, pues la crisis internacional hizo caer el valor de las acciones. Incluso afirman que el Gobierno analiza una segunda opción que no contempla a los Werthein dentro de Telecom, los cuales podrían ser reemplazados por el Grupo Clarín.

Sin embargo, los Werthein se resisten a vender. Ellos insisten con que el ingreso de los españoles en Telecom Italia impactó en el funcionamiento de su filial argentina, provocando un virtual monopolio en el mercado de telecomunicaciones y hasta ahora las decisiones del Gobierno avalaron esa postura. De hecho, la CNDC mantuvo la posición que tenía cuando Sbattella estaba al frente del organismo. La reciente resolución está firmada por su nuevo presidente, Ricardo Napolitani, un hombre que responde al secretario de Legal y Técnica de la presidencia Carlos Zannini, y en el texto se da crédito a quienes afirman que el ingreso de Telefónica de España en Telecom Italia podría derivar en un monopolio a nivel local. Incluso se avala el informe de los veedores que generó tanto revuelo. Ayer desde Telecom Italia se limitaron a informar que todavía no habían sido formalmente notificados sobre la decisión del Gobierno, pero es probable que hoy o a más tardar el lunes den a conocer su posición.

Comentá la nota