Las tropas de EE.UU. avanzan en Afganistán.

Tomaron el control de otro bastión talibán.
En la tercera jornada consecutiva de una ofensiva a gran escala en el sur de Afganistán, el ejército estadounidense logró ayer un importante avance al tomar el control del distrito de Janisin, el segundo bastión talibán que cae en el operativo norteamericano, según informaron autoridades militares.

Además, los soldados estadounidenses están librando un "durísimo combate" en el distrito de Garmser, de la provincia afgana de Helmand, señaló el general de brigada Larry Nicholson, comandante de la operación militar Khanjar ("golpe de espada", en el idioma local pashtun).

Las tropas que avanzaron sobre Janisin, donde los talibanes habían instaurado un gobierno local paralelo durante los últimos años, tuvieron una "débil resistencia" de los insurgentes, añadió Nicholson. Sin embargo, un vocero talibán dijo que los insurgentes aún no habían entrado realmente en combate contra los marines norteamericanos.

El comandante confirmó también que un soldado estadounidense murió por disparos de los rebeldes. Es la primera baja del ejército en esta ofensiva.

El miércoles pasado, unos 4000 militares norteamericanos, junto con 650 soldados y agentes de la policía afganos, fueron desplegados en los distritos de Garmser y de Nawa, en la mayor operación aerotransportada jamás realizada por los marines desde la Guerra de Vietnam (1958-1975).

La operación Khanjar, la mayor en Afganistán desde la llegada al poder del presidente Barack Obama, tiene por objetivo garantizar la seguridad en esta inestable región de cara a las elecciones previstas para el 20 de agosto.

Comentá la nota