El triunfo ya disparó la carrera por la candidatura presidencial en 2011.

Las derrotas de Carrió en Capital Federal y Binner en Santa Fe dejaron al Vice como el mejor posicionado.
Sobre el escenario había cinco legisladores nacionales electos y un candidato a presidente. Estaban Ernesto Sanz, Laura Montero, Ricardo Mansur, Mariana Juri, Enrique Thomas y Julio Cobos, el principal artífice de un triunfo electoral histórico para un partido opositor en Mendoza, quien dio ayer su primer paso en la estrategia para llegar a la Casa Rosada.

Los resultados ratifican a la "gente de Cobos" como principal fuerza opositora en la provincia y da herramientas al Vicepresidente para posicionarse también como referente opositor, con el curioso aditamento de ser parte del Gobierno nacional.

La diferencia obtenida ayer sorprendió incluso a los propios integrantes del Frente Cívico Federal, pues mejoraron la performance obtenida hace cuatro años y ganaron con holgura en Las Heras, Guaymallén y hasta en Maipú, bastión justicialista por excelencia y tierra del principal candidato del PJ. Para los cobistas el triunfo es una revancha de lo ocurrido hace dos años, pero la mirada está puesta también en la carrera para intentar recuperar la gobernación en 2011, que empezó ayer.

Los primeros mensajes de Cobos y sus candidatos estuvieron destinados a la presidenta Cristina Fernández y al gobernador Celso Jaque. "Hay que escuchar el mensaje de las urnas. Lo primero que vamos a hacer es ponernos a disposición de los poderes ejecutivos", aseguró sobre las diez de la noche, cuando oficialmente se proclamaron ganadores. "La gente votó por la verdad y la esperanza", aseguró Ricardo Mansur, electo diputado.

Para que el Frente Cívico ganara confluyeron varios factores. Uno fue la "reunificación express" del radicalismo en Mendoza, que permitió unificar también la lista de candidatos.

Otro de los factores determinantes fue externo: la mala imagen del gobierno provincial, encarnada en Celso Jaque y capitalizada ayer. Pero el elemento clave fue la omnipresencia de Julio Cobos en la campaña, quien dejó el cargo de vicepresidente en stand by y se puso al frente de la campaña opositora en Mendoza.

La estrategia cobista

En el búnker del Frente Cívico festejaron el resultado desde temprano. Pero los estrategas del sector tenían un ojo puesto en lo que ocurría a nivel nacional. Aunque no podían manifestarlo, también estaban eufóricos por los resultados de Capital Federal y Santa Fe.

Es que de los tres "presidenciables" del Acuerdo Cívico, Cobos fue el que mejor parado quedó. En ese esquema Elisa Carrió quedó casi fuera de camino y Hermes Binner también perdió espacio. "Éste era un requisito. Uno tiene que contar con un triunfo en Mendoza y tener el apoyo de distintos sectores y estaremos dispuestos a ser parte de un proyecto nacional", dijo Cobos sobre su candidatura.

En ese armado, sus laderos y el propio Vicepresidente ratificaron que para 2011 quieren construir, con la UCR como base, pero junto al peronismo disidente, que ayer quedó fortalecido en la provincia de Buenos Aires. "Vamos a hablar con todos los sectores. El presidente del PJ disidente es diputado de nuestro frente", aseguró el propio Cobos en referencia a Enrique Thomas.

El proyecto "Cobos 2011" está en marcha y por eso ayer hasta se animó a prometer acciones a nivel nacional. "Vamos a impulsar el Servicio Cívico y un ingreso universal por escolaridad. El modelo de país lo da la educación", repitió.

En la mente de Cobos no aparece la posibilidad de renunciar al cargo a pesar de su rol opositor. Sin embargo desde su entorno aclaran que "llegado el momento tendrá que tomar una decisión". Una de las posibilidades es que, en plena campaña, se tome licencia.

El camino político del Frente Cívico no termina este año con las elecciones de ayer; por el contrario le quedan etapas de definiciones. Antes de fin de año la UCR debe normalizarse y el cobismo buscará ratificar algo que ya ocurre de hecho: controlar el centenario partido.

"Con el triunfo va a ser más fácil mantener unido el Frente", aseguraban ayer. De hecho, en los festejos aparecieron ex funcionarios de toda clase, amigos y ahora ex enemigos de Cobos. Uno de los ausentes fue Roberto Iglesias.

La pelea de fondo por la gobernación viene luego para posicionarse hacia 2011. Algunos de los que están en la línea de largada son los intendentes cobistas y Laura Montero, la preferida de Cobos.

Comentá la nota