Un triunfo que dejó moretones en el justicialismo matancero

El peronismo kirchnerista de La Matanza ganó las elecciones pero el panorama que abre el resultado de los últimos comicios no es para nada alentador. Pese a superar el 42% en la lista a diputados nacionales, el oficialismo matancero recibió tres duros golpes.
El primer cimbronazo impacta debido a que La Matanza se presentaba como la usina de votos que le garantizaba al kirchnerismo la posibilidad de superar a Francisco de Narváez en la provincia. Fue uno de los distritos más beneficiados en materia de inversiones en políticas sociales y de infraestructura por parte de los gobiernos K, pero finalmente ese «trato preferencial» no tuvo un correlato directo en las urnas. En el distrito donde el kirchnerismo superó el 50% de los votos en 2007, el domingo perdió más de siete puntos, que representan unos 35 mil votos.

En segundo término, el peso cae sobre las espaldas del vicegobernador Alberto Balestrini. El jefe político matancero es el presidente del PJ de la provincia, donde el kirchnerismo perdió a manos de los peronistas disidentes. La situación plantea interrogantes en la conducción del partido y obliga a Balestrini a barajar y dar de nuevo.

«Estamos de pie y con el entusiasmo de siempre, el justicialismo siempre asumió las victorias y las derrotas con humildad, consciente de que la libertad de pensamiento es magnífica y prueba irrefutable de la dignidad colectiva», sostiene Balestrini en un comunicado y agrega: «Desde el lugar que se nos asignó en la conducción del Partido Justicialista, promoveremos todos los espacios que sean necesarios para seguir siendo una auténtica y verdadera usina de iniciativas que nos lleven a satisfacer las demandas insatisfechas de la población».

No obstante, en este escenario hay voces en La Matanza que piensan que, en el esquema bonaerense, esta es una oportunidad para que Balestrini se posicione en la provincia por sobre la figura de Daniel Scioli levantando la bandera de un innegable triunfo K en La Matanza.

¿Qué pasa en el barrio?

El tercero de los embates que sufrió el oficialismo matancero es que de los 9 concejales que ponía en juego en esta elección, sólo obtendría cinco. El resto de los ediles serán para las tres vertientes locales de Unión-Pro, para el Acuerdo Cívico y Social y el partido Nuevo Encuentro.

El bloque oficialista, que hasta ahora tenía 17 bancas, tendrá una importante baja y pasará a tener 13 a partir de diciembre; cinco quedarán para el peronismo disidente, tres para el panradicalismo y dos al sabbatelismo.

En este nuevo mapa legislativo, serán claves las negociaciones entre el oficialismo y el peronismo disidente con el objetivo de garantizar o no la gobernabilidad en el distrito.

Quién es quién

Francisco de Narváez obtuvo en La Matanza 31,65% de los votos, las tres listas colectoras que en el distrito lo llevaban como candidato superaron el piso de votos necesarios para obtener bancas en el Concejo Deliberante. La que mejor se posicionó fue la del Partido Federal encabezada por Ariel Martínez, con el 11,81%, y alcanza dos concejales. La siguió la lista de Propuesta Republicana encabezada por Ricardo Maidana –y apadrinada por el diputado Rubén Ledesma– con el 9,98% y que consigue un edil. Y la tercera Unión Celeste y Blanco, liderada por Adrián Verdini, consiguió el 9,10%, con una banca.

La lista del ACyS, en tanto, cosechó el 11,36% de los votos y se quedó con dos bancas en el Concejo. Por su parte, el partido Nuevo Encuentro, liderado por martín Sabbatella consiguió en La Matanza el 8,43% de los votos y se alza con una banca.

Comentá la nota