Triunfo de Berlusconi: renuncia el director de un diario que lo criticó

Es Dino Boffo. La prensa oficialista lo vinculó a un escándalo de homosexualidad.
En medio de un creciente enfrentamiento, el director del diario de los obispos italianos Avvenire renunció ayer imprevistamente a su cargo en forma "irrevocable" tras sufrir una ofensiva mediática victoriosa por parte del diario Il Giornale, de la familia de Silvio Berlusconi. Dino Boffo había atacado en las últimas semanas el estilo de vida de Berlusconi, envuelto en varios escándalos con trasfondo sexual, y el director de Il Giornale, Vittorio Veltri, lo denunció como un "supermoralista" hipócrita que había sido condenado por la justicia debido a molestias de carácter homosexual.

"Me han violentado a mi y a mi familia", escribió Boffo en su carta de dimisión al presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, cardenal Angelo Bagnasco, quien al aceptárcela afirmó que el director de Avvenire había sufrido un "ataque incalificable".

En la edición del diario de la familia Berlusconi del 28 de agosto, Feltri dijo que "el supercensor" Boffo había sido condenado en 2004 por la justicia de Terni a pagar 516 euros de indemnización a una joven a quien había llamado por teléfono varias veces cubriéndola de improperios y obscenidades. La razón: Boffo era "un notorio homosexual" y quería que la mujer rompiera con su pareja porque el director de Avvenire tenía con él una relación homosexual.

Feltri mostró una fotocopia de la decisión del tribunal y una nota "informativa" adjunta donde se daban detalles del caso y se afirmaba que la policía seguía con atención al "notorio homosexual" que dirigía nada menos que el matutino milanés de la Conferencia Episcopal.

La historia está estrechamente relacionada con los escándalos en cadena que estallaron desde finales de abril, con Berlusconi como principal protagonista, al que su segunda esposa Verónica Lario, denunció por "frecuentar menores" y amenazó con el divorcio.

Ayer, The New York Times escribió que Dino Boffo "es la última víctima de Berlusconi", aunque el premier se disoció de las denuncias de Feltri contra el director del diario católico italiano.

El director de Il Giornale dijo ayer que "no quería que Goffo renunciara". Pero el miércoles Vittorio Feltri afirmó que la "nota informativa", que no se sabe quién la escribió y que la policía y los servicios secretos italianos niegan haber confeccionado, era en realidad obra de los "servicios secretos del Vaticano". Esta afirmación motivó una furiosa desmentida del portavoz del Papa, padre Federico Lombardi. Los "servicios secretos" son inexistentes en la Santa Sede, afirmó Lombardi y la Gendarmería Pontificia, que se encarga de la seguridad, no ha escrito esa "nota informativa".

Lombardi acusó a Feltri de "fomentar la confusión difundiendo falsas acusaciones". Ayer, el director Boffo publicó una página entera de Avvenire desmintiendo en diez capítulos los ataques de Feltri.

Pero de improviso Dino Boffo renunció a su cargo, dejando perplejo al vasto frente de apoyo que lo sustenta, incluida toda la oposición italiana y el mundo católico. Según el vaticanista de La Stampa de Turín, Marco Tossatti, "es probable que detrás de la dimisión de Boffo, exista un pedido de Benedicto XVI".

El Pontífice podría haber tomado esta decisión preocupado por el deterioro en las relaciones con el gobierno conservador italiano, su aliado en temas sensibles como aborto y divorcio, y en la relación entre el Vaticano y la Iglesia italiana, pese a las varias declaraciones de apoyo a Boffo y de unidad de los católicos.

Comentá la nota