Triste cierre del año en San Bernardo, con cortes de energía y destrozos por el viento

120 milímetros, fuertes vientos y corte de energía dan un triste cierre de año a esta localidad que hace pocos días rogaba por agua y ahora pide lo contrario, transitando un camino de extremos que para nada contribuyen ni con la localidad ni con la zona productiva, que si bien no sufrió granizo como en las otras localidades de este departamento O’Higgins, está latente la probabilidad que de repetirse nuevas lluvias, queden viviendas anegadas.

La situación para el mediodía del martes según la versión oficial fue "tenemos zonas como el Barrio Vivero Sur, San Martín Sur y Lote 6 como zonas de alto riesgo donde ya hay viviendas con el agua a sus puertas y otras mas con agua ya en su interior, originando que familias abandonen momentáneamente sus casas y se alberguen en casas de conocidos o parientes que tienen mejor suerte", dijo el arquitecto Gabriel Maszezuk, encargado de obras públicas del municipio.

Sirich: "Tenemos

casas inundadas"

El intendente local, escribano Juan Sirich dijo "la situación es grave, estamos con casas bajo el agua y otras con el agua a la puerta, que de darse otra lluvia ya anegaría mas casas, nosotros tuvimos 125 milímetros caídos, pero lo grave es que fue muy de golpe y esto provocó anegamientos, pero también tenemos registros de colonos que nos fueron informando, y hay zonas donde se superaron los 140 milímetros, lo que es muy preocupante", dijo.

"Ya tomamos contacto con la gente de Defensa Civil, que nos derivaron desde la subsecretaría de municipios, donde elevamos un cuadro de la situación pormenorizado, para ser tenidos en cuenta puesto que vamos a tener demandas de los vecinos anegados que esperemos nos asista también el gobierno provincial, ya que estamos en una emergencia que tiende a agravarse por el estado del clima", dijo.

Volvió la luz

al mediodía

"Afortunadamente para San Bernardo, la energía se restableció por la tarde del martes, tras un trabajo realmente elogiable para el personal de Secheep que con sus cuadrillas trabajaron bajo la lluvia y a destajo para ir proveyendo de energía a la localidad, solo ahora esperamos que el clima se apiade de nuestra zona y nos de un respiro sin lluvias al menos por unos 15 o 20 días, porque venimos de un año muy complicado, y esto lejos de ayudar, nos afecta en nuestra economía regional directamente", expresó el jefe comunal.

Comentá la nota