Se triplicó la instalación de cercos electrificados para afrontar la inseguridad

Se triplicó la instalación de cercos electrificados para afrontar la inseguridad
La gente acude a las firmas encargadas de proveer el producto, como el último reflejo en búsqueda de protejersey y hacer lo propio con los suyos ante la ola de delincuencia.
La compra de ese tipo de elementos creció durante 2009, en medio del temor cada vez más creciente de los ciudadanos de ser víctima de un delito, en un 200 por ciento, de acuerdo con firmas que operan en el sector.

De acuerdo con el titular de TV Sistemas, Andrés Hulman, al ser consultado por el diario La Nación, en los dos primeros meses del año pasado su firma entregó más cercos alambrados que en todo 2009 y ahora espera una "avalancha" de pedidos. El empresario aseguró que con cada hecho de violencia difundido los pedidos y consultas "se incrementan".

A pesar de que el costo de electrificar el cerco de una vivienda llega a los tres mil o cuatro mil pesos, un empleado de Seguridad Perimetral, una empresa de San Fernando, dice que la gente llama impulsada por el miedo a los robos y el problema es que no dan "abasto" con los pedidos.

Desde la Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas, Luminotécnicas, Telecomunicaciones, Informática y Control Automático (Cadieel), señalan que la situación es peligrosa porque se instalan cercos "sin ninguna protección ni aviso".

Por otro lado, el empresario Hullman reconoció que hay un vacío ilegal respecto a los cercos electrificados: . "No está ni permitido ni prohibido. Se utilizan estándares internacionalecertificados, que son los que posibilitan su comercialización en el país".

En 2005 murió electrificado un chico de 14 años que recibió una descarga eléctrica cuando intentaba rescatar una pelota de una vivienda de Florencio Varela, mientras que otro de trece perdió la vida al tocar un cerco electrificado.

Comentá la nota