Triple guiño a las empresas privatizadas

Triple guiño a las empresas privatizadas
El Poder Ejecutivo publicó tres decretos en el Boletín Oficial. Son aumentos anunciados en octubre del año pasado. Sin embargo, para aplicarse deben contar con la luz verde del ente regulador del gas (Enargas) y del número dos de De Vido.
El Gobierno dio una muestra de que va a seguir ajustando tarifas. En una clara señal a las privatizadas tras los default de TGN y Autopistas del Sol, publicó ayer en el Boletín Oficial tres decretos que autorizan aumentos para las empresas Camuzzi, Litoral Gas y TGS. De todas maneras, no habrá aplicación inmediata de las medidas ya que deben contar con el visto bueno del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) y del número dos de De Vido, Roberto Baratta.

Una moderada satisfacción reinaba ayer entre las empresas de servicios públicos. Tras el cimbronazo que significó la cesación de pagos del administrador de la Panamericana y la posibilidad de que Metrogas corra la misma suerte a fin de mes, el Gobierno se mostró conciliador.

Por medio de los decretos del Poder Ejecutivo número 1904, 1915 y 1918 autorizó el incremento de 20% para la tarifa que cobra Transportadora Gas del Sur (TGS) y de entre 10% y 30% para los clientes residenciales (R2-3, R3-1, R3-2, R3-3 y R3-4) de Camuzzi Gas Pampeana y Litoral Gas. Para las Pymes, el impacto será de 10% y 15% para los Grandes Usuarios.

La publicación en el Boletín Oficial no implica su puesta en marcha. Ahora el Enargas debe autorizar el nuevo cuadro tarifario con la venia adjunta de la subsecretaría de Coordinación del Ministerio de Planificación, presidida por Roberto Baratta.

Los tiempos políticos más finos son los que empezaron a correr a partir de ayer. En los hechos, decretos similiares de Camuzzi Gas del Sur y Metrogas fueron publicados a mediados de este año. La nueva tarifa no fue aplicada ante el rechazo social del primer ajuste en el precios del gas en boca de pozo y del Cargo Gas que se inventó para bajar los subsidios a la energía.

La muestra del interés gubernamental en pisar estos incrementos se desnuda en las respectivas fecha de aplicación. En el decreto de Camuzzi Gas Pampeana, el ajuste transitorio figura a partir del 1 de agosto de 2007 hasta el 31 de agosto de 2008. Y en el caso de Litoral Gas, a partir del 1 de septiembre de 2007.

La situación de TGS es un poco menos complicada. Su aumento del 20% deben cobrarlo las distribuidoras que le envían las facturas a los usuarios.

Como fue anunciado en octubre del año pasado, Gas Natural Ban -para no enmarañar aún más su facturación- ya lo cobra a sus clientes. Pero deposita la recaudación en un fondo aparte a la espera de la venia oficial. El impacto real del alza a TGS sobre la boleta final ronda el cinco por ciento, según el volumen de consumo de gas y el tipo de usuario.

La otra transportadora de gas, TGN, está en la situación opuesta. Su incremento de 20% todavía no fue autorizado y el Gobierno intervino la empresa luego de que se declaró en default a fin del año pasado aduciendo como principal causa al congelamiento tarifario.

TGS goza de una relación mucho más aceitada con el Gobierno y ya arrancó una de las obras que pueden alivianar la oferta de gas en el país. Se trata de un gasoducto submarino que traerá el combustible que se extrae en Tierra del Fuego. Será uno de los proyectos energéticos de más grandes dimensiones de los últimos tiempos.

Sin embargo, para hacerse de toda la mejora en su ingreso, necesita de la autorización final del Enargas y del ministerio de Planificación, al igual que Litoral Gas y Camuzzi Gas Pampeana.

Comentá la nota