La Triple desconfianza

Felipe Solá, Francisco De Narváez y Mauricio Macri asumieron posturas diferentes. Tres de tres fueron las posibilidades y las decisiones adoptadas ante el anuncio del adelantamiento de las elecciones.
La situación dentro de la Triple Alianza es más que delicada debido a las diferentes posturas que asumieron Mauricio Macri, Francisco De Narváez y Felipe Solá, que en privado llegó a calificar a su socio bonaerense de “filo kirchnerista”.

“Tuvimos una reunión a las tres de la tarde y la verdad el clima no fue el mejor. Nosotros seguimos insistiendo en nuestra postura que se opone a tocar los parámetros institucionales para conformar un antojo o necesidad política. Ahora, lo que hizo De Narváez es entendible sólo bajo desde el punto de vista de la ingenuidad… Pero en política, y a esta altura, nadie lo es”, dijo un operador muy cercano del ex gobernador.

Es que el empresario – diputado ha expresado que “en cualquier momento se puede votar” porque la crisis así lo amerita. Su máximo operador provincial, Alfredo Atanasof, ratificó esa postura y descalificó el pensamiento de sus aliados del peronismo disidente. “Estamos en condiciones”, provocó, aunque luego aclaró: “podemos tener diferencias sobre este aspecto, aunque coincidimos en que es increíble como presionan las instituciones para sacar partido para su posición o necesidad”.

La relación entre ambos, si la política fuera un ludo, se graficaría con un retroceso de varios casilleros, siendo casi nulo el diálogo entre los dirigentes. Inclusive fueron durísimos los conceptos que le “ofreció” Solá a De Narváez en la reunión de mediados de semana.

Comentá la nota