El triple crimen hunde al candidato de Aníbal Fernández para Quilmes

El triple crimen hunde al candidato de Aníbal Fernández para Quilmes
Las nuevas detenciones por el crimen de los tres empresarios farmacéuticos roza a Aníbal Fernández. Es que uno de los nuevos implicados, el instructor de tiro Martín Lanatta, es sospechado de haber facilitado trámites en el Renar, organismo que preside Andrés Meiszner, nada menos que el candidato que tiene el jefe de Gabinete para la intendencia de Quilmes en 2011.
El presunto esclarecimiento del crimen de los empresarios farmacéuticos Sebastián Forza, Leopoldo Bina y Damián Ferrón, acribillados hace un año y cuatro meses y hallados en un campo de General Rodríguez, podría complicar el futuro político de Aníbal Fernández.

Sucede que uno de los posibles vínculos de Martín Lanatta, quien para la justicia es el autor intelectual de la masacre, sería Andrés Meiszner, titular del Registro Nacional de Armas (Renar), y por sobre todo, el principal aspirante a la intendencia de Quilmes que tiene el jefe de Gabinete.

Por esta pista, aún en estudio, Meiszner pensó esta tarde en renunciar, según confiaron a LPO fuentes de la Casa Rosada.

Después de que su abogado Leonardo Churín pactara las condiciones, Lanatta se entregó esta tarde en el cuerpo de instructores de la Procuración Bonaerense, en La Plata.

Instructor de tiro, de 36 años de edad, para la justicia formaba una sociedad con finalidades de comercialización de medicamentos con Forza, y según la justicia, se encargaba de hacer gestiones ante el Renar.

Una fuente de la región, con décadas de militante en el PJ del conurbano, admitió ante LPO haber oído hablar de Lanatta hace un par de años, pero no como militante político, sino como "un gestor en temas de armas".

Varios dirigentes del peronismo quilmeño consultados por este medio aseguraron que nunca militó en el peronismo quilmeño, cuna de dirigentes de peso en gobiernos nacionales y provinciales.

Hijo de José Luis, ex presidente del Club Quilmes y frustrado candidato a intendente, Andrés Meiszner es principal candidato de Aníbal Fernández para comandar el distrito desde 2011. Su vínculo con él fue, justamente, su padre, aún un poderoso dirigente del fútbol: es nada menos que el secretario general de la AFA.

Aníbal no ungió a Andrés a viva voz, pero sí lo tiene entre sus baluartes. "Hace correr a todos y después elige a quien mejor está", contó a LPO un dirigente local con años de militancia cerca del funcionario de Cristina Kirchner.

La misma fuente comentó que desde el año pasado Meiszner hijo recorre Quilmes promocionándose como el próximo candidato a intendente con padrinazgo de Aníbal, enfrentado al actual jefe comunal, Francisco "Barba" Gutiérrez, verdugo en 2007 de quien fuera su antecesor, Sergio Villordo, histórico delfín del jefe de Gabinete.

Aquella derrota obligó a Aníbal a buscar un ladero para recuperar la intendencia, y Meiszner se convirtió en su pieza ganadora. "Es joven, preparado, y con apellido en la ciudad, por lo que es un candidato de peso", reconoce un dirigente local, también con aspiraciones de manejar el municipio.

Quilmes es una industria de dirigentes del peronismo que llegaron a cargos de influencia, como Eduardo Camaño (hoy ministro de Gobierno de Scioli y por años presidente de la Cámara de Diputados), Aníbal y (el vicepresidente del Senado) Federico Scarabino.

Los tres rotaron en la intendencia de Quilmes entre 1987 y 1999, un lauro que nunca alcanzó el ex diputado Ángel Abasto, fiel soldado del menemismo, y mentor político de Fernández, quien no tardó en tomar vuelo propio.

Pero el triple crimen, tal vez, los obligue a un reencuentro. Es que, según versiones periodísticas aún no ratificadas por la justicia, Marcelo Abasto, hermano de Ángel, es uno de los que más presionó a Forza poco antes de que apareciera asesinado, y hoy estaría fuera del país.

La justicia sí evalúa la vinculación de Ibar Esteban Pérez Corradi, detenido por la Interpol por pedido de la justicia de Estados Unidos, que lo acusa por asociación ilícita. Según versiones extraoficiales, tuvo una amistad con Lanatta.

Quilmes, el lugar del delito

Uno de los principales allanamientos solicitados hoy por el fiscal de Mercedes, Ignacio Bidone, fue una vivienda de Quilmes, situada en la calle Nicolás Vicela 631, donde habrían sido asesinadas las víctimas el 7 de agosto de 2008, el mismo día en el que desaparecieron.

Lanatta, que para Bidone "formaba sociedad con finalidades de comercialización de medicamentos" con Forza, no fue el único implicado del día.

También fue implicado su hermano, Cristian Daniel Lanatta, quien ya está preso en el penal de Sierra Chica; y los también hermanos Víctor Gabriel y Marcelo Javier Schillaci, acusados por la presunta comisión del delito de "privación ilegítima de la libertad agravada y homicidio agravado" como coautores.

Los arrestos fueron convalidados por el juez de Garantías de Mercedes, Marcelo Romero, al igual que la decena de allanamientos realizados en los partidos de Quilmes y Avellaneda, donde se secuestraron armas y otros elementos valiosos para la causa.

Según la investigación, los tres fallecidos habían concurrido al supermercado Wal Mart de Quilmes donde iban a participar de una reunión de trabajo que les iba a reportar mucho dinero.

Sin embargo, el fiscal Bidone dijo que "la famosa reunión de Wal Mart en realidad ocurrió acá (por la casa de Quilmes); en el Wal Mart no estuvieron más de diez minutos", detalló.

"Al menos una hora estuvieron en la casa, hasta que se apagaron todos los teléfonos de ellos", indicó Bidone, y señaló que "el encuentro de Wal Mart fue convocado, la persona que los habría convocado no fue, no estuvieron más de diez minutos las víctimas allí y se trasladaron hacia acá".

Además, afirmó que "lo que sí está descartado" es que el descampado de General Rodríguez donde aparecieron los cadáveres haya sido el lugar de la ejecución, y añadió que la hipótesis de que el crimen había sido encargado por un empresario del rubro farmacéutico, "se enmarca en esa pista, obviamente".

"A nuestro juicio, así como este crimen fue triple, también el móvil fue triple, porque tiene que ver con la mesa de dinero -con la famosa fuga de cheques, con las deudas-, con los medicamentos falsos y, como detonante, con el tráfico de efedrina", agregó.

Diego Ferrón, hermano de Damián, y uno de los que más sigue el curso de los hechos, consideró que "hay gente de poder" vinculada al triple crimen y anticipó que "puede caer más gente" detenida en los próximos días.

Además, sostuvo que Lanatta podría "ser el autor intelectual", del hecho, aunque "también otras personas más". Según su hipótesis, los autores del triple crimen "mantuvieron cinco días los cuerpos congelados y los tuvieron ahí", por la casa. Cerró su parecer con una frase fulminante: "Hay que tener mucho poder para hacer esto".

Comentá la nota