El triki triki de Nieto

COLON 3 - HURACAN 0: Noche implacable de Nieto contra su ex club: el grandote le metió tres goles en ocho minutos y no los festejó. Así, Colón volvió al triunfo y sigue prendido arriba, a dos de los punteros.
La historia reciente, de hace pocos meses, nada tenía que ver con las disputas y los llantos escuchados en estos tiempos de resultados en cólera y juego disminuido. Estos momentos de revoloteo de nombres que, en un comienzo, sonaban a flacos, y que se están traduciendo en resultados. Perdió Huracán, otra vez en el torneo, séptima derrota. ¡Y encima los tres goles se lo hizo nada menos que el 9 al que tuvo en el torneo pasado!

Federico Nieto respetó los principios del delantero. Se hizo cargo de las llaves del gol de Colón, teniendo al lado todo el campeonato a un rompedor de redes como Esteban Fuertes (no jugó esta vez por suspensión). Y aún más adoró las bases de la Biblia del goleador justo contra Huracán. Ese Huracán al que poco ayudó en los momentos de tiki tiki en el torneo pasado. Nieto, en el Sabalero, ya marcó 10 goles en 11 partidos (seis en los últimos tres), mientras que en el Globo hizo cinco en 15 del Clausura, en un equipo que iba al frente como loco. Inesperado, pero cierto si se toma en cuenta la confianza que Mohamed depositó en él no bien llegó. El primero lo hizo de cabeza, después hubo uno de derecha y otro de zurda.

Porque si de estilos se tratara, Huracán intenta ir comprometiéndose nuevamente con el suyo. Va encontrándole, de a poco, la vuelta al tiki tiki del Apertura. Uno renovado, con otros protagonistas. En el Cementerio de los Elefantes, por momentos se vieron un par de notas de aquella sinfonía que Vélez calló con su manera sólida de ver el fútbol. Entre el toqueteo aparecieron dos offsides muy finos.

Porque si de estilos se tratara, Colón fue fiel al que su mismísimo entrenador definió como su identidad: "Nosotros tenemos nuestro propio estilo: hacer más goles que los demás", había dicho Mohamed en la previa. Y así se dio. Su Sabalero, con la ayudita de un vengador abrazado a las disculpas, consiguió arrimarse a la punta (a dos de los líderes), sentirse candidato. De esta forma lo marcaba la historia, estaban escritos los papiros: el Globo nunca pudo ganarle al Turco desde que se transformó en el DT del conjunto santafesino. Nieto apareció desde el cielo para que la racha no se rompiera, su estilo sólo había quedado a un costado para reaparecer en forma de una ley: la del ex. Así son los goleadores.

Comentá la nota