Trigo en las playas de Quequén

En las últimas horas, y como consecuencia del reciente temporal, volvió a aparecer trigo sobre la playa de Quequén, en una extensión de aproximadamente 400 metros por cinco de ancho.

Se trata de trigo en estado de putrefacción que fuera arrojado desde el buque carguero Star Luck, que el 24 de mayo de 2005 quedó varado frente a la ex colonia Pinocho.

Los restos del cereal se encuentran diseminados en la zona cercana a la Escollera Norte de Puerto Quequén, provocando un fuerte olor nauseabundo.

Si bien no era numerosa la cantidad de gente que había ayer por la tarde en la costa, algunos pescadores que estaban en el lugar percibieron los granos en estado de podredumbre que se entremezclan con la arena.

Constatando lo sucedido, se espera que las autoridades correspondientes lleven a cabo las tareas, a fin de mejorar y embellecer el aspecto de ese sector de la playa.

Problemática

Cabe destacar que esta no es la primera vez que sucede este tipo de hecho en la costa quequenense. A pesar de los años transcurridos, continúa apareciendo restos de trigo. Sin embargo, vale destacar que el barco de bandera chipriota arrojó en aquella oportunidad 6 mil toneladas de cereal al mar.

En el mes de julio del año 2006, aprovechando la presencia de integrantes de la Universidad Nacional de Mar del Plata, la Prefectura les solicitó un barrido a través de un sonda marina de la zona en que varó el Star Luck, para detectar si existían tortas de cereal en el fondo.

Tras dicha tarea, donde se había comprobado la no existencia de cereal en el lecho marino, se aseguraba que este tipo problemática estaba solucionado.

Pero con los nuevos restos de trigo que aparecieron en la playa pareciera que el problema sigue presente.

Por otro lado, vale mencionar que si bien en las anteriores oportunidades, la cantidad de trigo fue mucho mayor, teniendo una extensión de 1000 metros de largo, no deja de preocupar el hecho en sí.

En aquella ocasión, la limpieza de la playa estuvo a cargo de 24 estibadores divididos en dos turnos, quienes juntaban en cereal en bolsas.

Plan de salvamento

La embarcación encalló en el año 2005, y tras confeccionar un plan de salvamento que aprobó la Prefectura se decidió que, entre las medidas tomadas, se traspasara todo el combustible y lubricantes a otra nave.

Con el correr de los días la situación se empezaba a complicar, ya que la avería en la proa del Star Luck hacía peligrar su flotabilidad. Ante esa situación y un pronóstico climático desfavorable que podrían derivar en un siniestro, el capitán decidió arrojar al mar unas 6.000 mil toneladas de trigo que llevaba en sus bodegas, como forma de alivianar la carga y favorecer el rescate.

A los pocos días el trigo vertido empezó a observarse sobre unos 1.100 metros en la arena de la costa de Quequén, provocando un olor nauseabundo que emanaba del cereal.

En la oportunidad se realizaron tareas con palas cargadoras, aunque la aparición del trigo en estado de descomposición se repitió en otras ocasiones provocando criticas y reclamos de la gente, como en este último caso.

Se entiende que la empresa que explotaba a la nave que experimentó la varadura debiera ser intimada para que proceda a la limpieza de la playa, donde varios metros cuadrados se encuentran cubiertos de cereal, significando un gran daño ecológico.

Comentá la nota