Tribunales de Faltas atienden por día a alrededor de 400 personas

Es un número que, a pesar de que durante la temporada estival la cantidad de habitantes crece significativamente, no supera por mucho al que se registra en otras épocas del año.
Los cinco tribunales municipales de faltas de General Pueyrredon funcionan por turnos semanales en el inmueble ubicado en Mitre 1.435 y atienden diariamente, de lunes a viernes, de 8.15 a 14 (los sábados hay uno de guardia); tres de ellos se encuentran en la planta baja: los números 2, 4 y 5, a cargo de Ana María Castelao, Fernando Mumare y Carmen Susana Maffione, respectivamente; el Nº 1, a cargo de José Luis Oteiza, se encuentra en el primer piso y el Nº 3, que tiene a Pedro López Martucci como responsable máximo, funciona en el 2º piso. Cuatro de ellos, los números 1, 2, 3 y 5 deciden sobre infracciones vinculadas a tránsito, comercio, obras privadas y OSSE; el Nº 4, en tanto, desde agosto se encarga sólo de las cuestiones vinculadas a defensa del consumidor. El trámite contempla que los infractores se presenten por mesa de entradas desde donde se los deriva al juzgado en el que se encuentra radicada la causa correspondiente. Los que acceden al pago voluntario de las multas (la caja atiende hasta las 13) no sólo se evitan tener que presentarse ante el magistrado/a sino que se benefician con descuentos (en el caso de infracciones de tránsito un 50% del monto mínimo de la sanción que les corresponda); en cambio, los que resuelven formular algún descargo ante el juez, tienen que asistir a la audiencia -en la fecha que se determina en el acta de infracción- y aguardar que el magistrado decida (el proceso es oral y público).

En plena temporada estival, son alrededor de 400 las personas que están concurriendo diariamente a los distintos tribunales a efectuar gestiones; se trata de una cantidad que, si bien supera a la de otras épocas del año, no creció en la misma proporción que el número de habitantes, lo cual es interpretado como un síntoma de concientización en cuanto a la necesidad de respetar las normas vigentes. En ese marco, los lunes son los días que se registra la mayor concurrencia; los que se presentan no siempre son infractores recientes; están también, por ejemplo, los que concurren con la intención de regularizar planes de pago o bien porque necesitan renovar la licencia de conducir, un trámite que no es posible hacer cuando se tienen deudas pendientes con el Municipio.

Hay más conciliaciones

El Tribunal de Faltas Nº 4, que antes resolvía sobre todo tipo de infracciones -como el resto- desde agosto se ocupa exclusivamente de las causas vinculadas a defensa del consumidor. Está a cargo de Fernando Mumare, quien, en diálogo con este medio, admitió que "desde que se produjo el cambio, lo cual entre otras cosas permitió que exista un criterio uniforme, se incrementó notoriamente el número de conciliaciones entre las partes en conflicto ya que del 54 se pasó al 73%". El magistrado explicó que "cuando una empresa es denunciada, se la llama a una audiencia de conciliación. Si no hay acuerdo, se dispara la imputación, la firma se defiende, se produce la prueba y la causa se remite al juzgado para que se aplique la sanción correspondiente". Tras comentar que "es como que ahora se siente mucho más el rigor de la sanción", dijo que "pensamos que es eso lo que generó un mayor nivel de acuerdos. En seis meses sacamos más de 200 resoluciones", afirmó. Posteriormente sostuvo que "cuando no es posible conciliar los intereses, a las agencias de turismo y a los hoteles les queda la instancia de recurrir a un tribunal arbitral. Esto implica que, en lugar de someterse a un procedimiento que conlleva una sanción para la empresa -que al denunciante no le acarrea ningún beneficio- la firma opta por reparar el perjuicio en base a lo que decida el mencionado tribunal; en otras palabras: en lugar de una sanción que beneficia al Estado se fija una contraprestación que beneficia al denunciante. Esto seguramente va a ser menos gravoso para la firma involucrada", señaló.

Comentá la nota