El Tribunal de Cuentas rechazó que pongan a dedo un inspector

El Tribunal de Cuentas rechazó la designación a través de una contratación directa del inspector de la obra de construcción del frigorífico de Bernasconi. El Gobierno provincial argumentó razones de urgencia para contratar al ingeniero Sergio Conte como inspector, pero para el TdC no quedaron demostradas esas razones y además aseguró que hubo tiempo, recursos y medios para convocar a una licitación. La obra se empezó en agosto de 2008 y recién en febrero de 2009 el Ministerio de Obras Públicas envió la contratación de la inspección.
El ingeniero Sergio Conte había sido contratado por una licitación, pero el TdC realizó algunas observaciones y el expediente nunca retornó a ese organismo. Igualmente, el Ministerio de Obras y Servicios Públicos siguió con otro procesamiento: propuso la contratación directa de Conte.

La construcción del frigorífico de Bernasconi se licitó el 7 de noviembre de 2007. Fue una de las últimas acciones de Carlos Verna. Jorge ya había sido electo.

Las empresas que se presentaron fue Riva S.A. (la que construye la Ciudad Judicial), INARCO (la que firmó el contrato para la construcción por 22 millones de pesos), IACO y la UTE Andreatta-Queixalós. La edificación de la planta industrial será de ciclos uno y dos, en condiciones de exportar y cumplir con los requerimientos convenidos con la Cuota Hilton y una capacidad de faena de 50 mil bovinos, 10 mil ovinos y 5 mil porcinos por año.

El expediente que frenó el TdC proponía la contratación de Conte para la inspección de la obra del frigorífico de Bernasconi en la suma de 225 mil pesos. Invocó razones razones de urgencia, según artículo 34, inc.C) subinciso 1) de la Ley de Contabilidad Nº 3.

El contador fiscal opinó que "...el encuadre legal esgrimido -razones de urgencia-, queda desvirtuado si se tiene en cuenta que la complejidad de las tareas demandadas para la construcción de la obra en cuestión estuvieron dadas desde su inicio, por consiguiente previsibles en el tiempo...".

Antes, el Ministerio de Obras y Servicios Públicos, bajo el amparo de la norma legal citada, proyectó la contratación de un profesional especialista en el tema. Los requisitos eran que no tenga incompatibilidades y que cuente con un plantel mínimo de un Ingeniero (full time), un Ingeniero Electromecánico (part time) y un Maestro Mayor de Obra o técnico en instalaciones (full time).

Entonces, el Contador Fiscal interviniente requirió al MOySP que cumplimente una serie de requisitos, tales como razonabilidad del precio y el avance actual de obra. Y que además "argumente cuales han sido las razones de urgencia que justifican la admisibilidad de la excepción a las normas de contratación...". La respuesta del Ministerio fue que la dirección de Inspecciones no contaba con personal suficiente para realizar esa tarea.

La obra fue licitada en noviembre de 2007 y adjudicada en abril de 2008 (la firma del contrato fue el 29 de abril de 2008), con fecha de inicio en agosto del 2008. El 18 de julio de 2008 el PEP autorizó el llamado a la Licitación Pública Nº 19/08, con el objeto de contratar un profesional para que ejerciera la inspección de la obra. La apertura fue en agosto de 2008 y la licitación fue ganada por el ingeniero Conte con un presupuesto de 296.350 pesos. Esas actuaciones fueron enviadas en febrero de 2009. Entonces, el Tribunal de Cuentas no autorizó el expediente porque no era posible con la contratación de Conte en esa fecha (posterior al inicio de la obra) "cumplir con el "Objeto de la Licitación..." .

Al evaluar las razones para la contratación directa, el TdC afirma que "la urgencia debe ser actual, manifiesta e impostergable y de una naturaleza tal que la necesidad que origine no pueda ser satisfecha en tiempo oportuno, de otra forma que no sea por el procedimiento de excepción".

Comentá la nota