El Tribunal de Cuentas Municipal inauguró su sede

Fue en un acto que congregó a autoridades de la ciudad y ex convencionales estatuyentes. El titular del órgano de contralor, contador José Labroca, subrayó que la función del ente es «aportar claridad ante la duda, aportar claridad donde haya intrigas y despejar las sospechas».
En el acto encabezado por el intendente Jorge Martín, junto a los contadores José Labroca, Miguel Vázquez; la doctora María Rosa Musciaccio e integrantes del Tribunal de Cuentas Municipal se dejó formalmente inaugurado el edificio del flamante órgano de contralor ubicado en la esquina de Moyano y Fagnano.

De esta manera se da cumplimiento a lo dispuesto en la Carta Orgánica de la ciudad, por eso es que en la ceremonia estuvieron presentes convencionales estatuyentes que trabajaron en la conformación de dicha norma vertebral. Además de contar con la presencia de integrantes del Tribunal de Cuentas Provincial, concejales, miembros del Gabinete municipal y representantes de entidades intermedias.

En la oportunidad José Labroca, en calidad de titular del organismo, observó que el Tribunal debe estar para «aportar claridad ante la duda, para aportar claridad donde haya intrigas, y despejar las sospechas. Es la mayor ambición que podemos tener como funcionarios con el equipo de trabajo que conformamos, un equipo de gente muy capaz y un grupo humano excelente».

El contador Labroca destacó la trascendencia del evento. «A veces se piensa que uno está enjuiciando o juzgando, o ejercitando el poder de policía y esto no es así, y menos en una época donde toda la clase política está sospechada o en dudas, y nos toca ser funcionarios del Tribunal de Cuentas y la duda a veces en la historia de la humanidad fue buena, porque permitió evolucionar pero si siempre sembramos dudas, intrigas y sospechas hacia todas las personas que componen al poder político, a todos nos alcanzará y no sirve, no es bueno porque a todos nos toca; y por ello es que si se busca entre la gente quién quiera ejercer la función pública nadie lo encuentra», remarcó.

Luego destacó que «muchas veces los que se arriesgan a hacer algo son criticados y eso probablemente nos esté pasando a quienes estamos en la función pública, un Tribunal de Cuentas puede ser policíaco, puede generar dudas, intrigas o sospechas, lo cual en definitiva genera caos general, y el caos genera inacción, y la inacción es el peor de los pecados de un funcionario que esté en la vida pública a la luz de lo que fue electo».

En tanto, el intendente Jorge Martín, destacó el marco institucional que representa la inauguración de la sede para el Tribunal de Cuentas Municipal, ya que «se ha establecido definitivamente todo lo que es trabajo de aquello que pretendíamos en la Carta Orgánica para tener la verdadera autonomía de la ciudad, con sus diferentes poderes y órganos».

«El Tribunal de Cuentas tiene que ser un órgano que nos sirva a todos, debe tener información exacta de todo lo que hacemos para despejar las sospechas, trabajar en forma conjunta para que no se cometa ningún tipo de error; porque manejar los fondos públicos es algo muy importante», entendió el Intendente.

En tal sentido esperó que «todo funcione bien y de los resultados que tiene que dar; que la transparencia, que todo vecino desea, sea constatada y que, a pesar que algunos siempre tratan de confundir a la sociedad con un manto de sospechas, el Tribunal de Cuentas ejerza su rol».

Opiniones tras la ceremonia

El presidente del Tribunal de Cuentas de la provincia, Claudio Ricciuti, sostuvo que «para nosotros, como familia del control, esto es algo muy positivo».

«Estamos muy contentos porque además desde la formación del Tribunal de Cuentas Municipal hemos participado activamente en la preparación del personal, hemos tenido el placer de contar con los contadores y arquitectos en Ushuaia, hemos realizado un taller de obras públicas en Santa Cruz donde han participado activamente también los integrantes de este flamante tribunal municipal», recordó.

En tanto, el ingeniero Mario Ferreyra, quien fue convencional constituyente municipal, rescató que «es muy positivo que los instrumentos previstos en el estatuto del municipal se vayan creando y consolidando y que haya una voluntad política de hacerlo, sobre todo los órganos de control de las actividades administrativas de la ciudad de Río Grande».

Confió que «esto era lo que nosotros queríamos al prever este órgano de control, dándole autonomía y más independencia al Municipio para que pueda gestionar todas sus actividades y construir ciudadanía a partir de otros instrumentos que tiene la Constitución municipal».

Por su parte, la senadora (mc), ex convencional constituyente y actual titular del PAMI fueguino, licenciada Mabel Caparrós, señaló que «quizá, en su momento, uno no valoró en todo el momento la instancia de la Carta Orgánica, como le pasa a una gran cantidad de vecinos. Pero hoy, haciendo una mirada retrospectiva, uno puede ver este instituto, que es el Tribunal de Cuentas Municipal, como algo concreto; como un elemento más que servirá seguramente a un mejor funcionamiento de la institución municipal toda, sea el Concejo Deliberante el propio Ejecutivo municipal o el Tribunal de Faltas. Desde esa perspectiva me parece muy bien», elogió.

Comentá la nota