El Tribunal de Cuentas multa a consejeras escolares balcarceñas

Se encontraron facturas enmendadas de proveedores del Consejo Escolar. También facturas de proveedores de escuelas que no estaban actualizadas.
BALCARCE.- El Tribunal de Cuentas de la provincia de Buenos Aires, si bien aprobó la rendición de cuentas del ejercicio 2007 del Consejo Escolar, aplicó multas de 1.400 pesos a la presidente del cuerpo, María Teresa Adobbati, y a quien ocupaba el cargo de tesorera ese año, Alejandra Gómez Ciantini.

En el informe, el tribunal también indica que se habían detectado en algunos renglones de las licitaciones del Servicio Alimentario Escolar diferencias entre el precio cotizado y el precio facturado por distintos proveedores, verificándose que esos comerciantes realizaron notas de crédito a favor del Consejo Escolar, haciendo de esta forma devolución de lo facturado de más.

Las denuncias sobre presuntas irregularidades administrativas en el Consejo Escolar de Balcarce fueron hechas por las ex consejeras María Inés Cabot y Marcela Alí hace más de dos años atrás.

La División Relatora del tribunal indicó en abril con respecto a las facturas enmendadas que debían presentarse copias del duplicado de factura en poder de cada proveedor, certificadas por escribano o juez de paz.

Una vez conocido el fallo recientemente el cuerpo de consejeros salió a respaldar a las nombradas y la actual presidenta, Teresa Adobbati, realizó el correspondiente descargo.

LA CAPITAL dialogó con la presidente y la vicepresidente, Silvia López, sobre el fallo del tribunal.

Multas

"Las multas de 1.400 pesos son por el Fondo Escuela que mandaron durante dos años que era un dinero que mandaban de acuerdo a la matrícula de las escuelas. Eran 70.000 pesos repartidos en dos cuotas de 35.000, donde las escuelas recibían dos cuotas de 400 pesos y otros dos pagos de 2500 pesos", comentó Adobbati.

En este sentido, remarcó que el consejo fue un intermediario. "Nosotros les entregábamos el dinero a las cooperadoras de las escuelas y ellos lo utilizaban en una serie de rubros de infraestructura, según un instructivo. Ellos hacían el gasto, pagaban y nosotros recibíamos la rendición con el caso consumado".

Según Adobbati, la multa radica en que se descubrió que había ciertos proveedores contratados por las cooperadoras que no reunían ciertos requisitos de la AFIP.

La contadora López explicó que "en el 2003 hubo un reempadronamiento y tenían que dejar de lado los talonarios y utilizar nuevos. Algunos monotributistas que trabajaron con las cooperadoras entregaron facturas viejas. Esto no es un cargo a las cooperadoras porque un cooperador o un consejero no tiene por qué saber de la AFIP".

En tanto, Adobbati expresó que "se supone que el presidente y el tesorero del Consejo Escolar son los encargados de asesoras a las cooperadoras escolares".

Facturas enmendadas

En septiembre de 2007 se detectaron diferencias entre lo licitado y lo facturado. La presidenta recordó que "todavía se hacían licitaciones anuales y con el desfasaje de precios se les permitió a los proveedores que cobraran mayores costos. El tribunal nos observó eso y nos indicó que tenían que devolver el dinero a través de notas de crédito a favor del consejo".

La titular del consejo aseguró que "en el fallo de la relatoría (contadores) se dejó constancia que esos comerciantes hicieron las notas de crédito haciendo devolución de lo facturado de más. O sea, el error fue corregido".

En abril de este año se comunica al consejo que había boletas enmendadas y que se las debía autenticar.

Adobbati comentó que "el secretario técnico del consejo se comunicó con una contadora del tribunal, la cual le indicó que mandáramos nota de los proveedores salvando las facturas y así se hizo porque la acción del escribano tenía un costo".

En el mes de septiembre el fallo indicó que faltaban las fotocopias autenticas. "Comprendimos que el consejo telefónico de una de las relatoras no existió en el dictamen", apuntó Adobbati con respecto a hacerse cargo del monto de las facturas enmendadas que ascienden a 17.000 pesos.

"Hay que remarcar que los servicios se prestaron, las obras de infraestructura existen y la comida del Servicio Alimentario se brindó, por eso estamos molestas por no haber mandado las boletas en abril", sostuvo la responsable escolar.

Por último, López comentó que las cantidades surgen de un remito firmado y los precios de una licitación oficial. "El error de las facturas fue involuntario porque se tuvo en cuenta un aumento de pesos pero la auditoría nos dijo que había que respetar el precio de la licitación", puntualizó.

Comentá la nota