El Tribunal de Cuentas cargó por más de 70 mil pesos a la administración municipal

Las observaciones pertenecen al ejercicio 2007. El monto se suma a los más de 20 mil pesos que se objetaron en el Hospital Santamarina. El Ejecutivo ya llevó adelante el recurso de revisión correspondiente para fundamentar los gastos cuestionados.
El Honorable Tribunal de Cuentas de la Provincia de Buenos Aires cargó por más de 70 mil pesos a la administración del intendente Miguel Lunghi, sobre la base de los números correspondientes al ejercicio 2007.

De esta manera, sumado a los más de 20 mil pesos que se hicieron públicos en julio pasado (correspondientes a las finanzas del mismo año en el Hospital Municipal "Ramón Santamarina"), la suma ascendería a 98.962, 94 pesos, según consta en el informe del organismo provincial.

Los ediles de la oposición recibieron el documento a finales de la semana pasada, en la localidad de Azul. Según apuntó el concejal de Unión Peronista, Carlos Mansilla, durante más de dos meses solicitaron al Ejecutivo una copia, pero no recibieron respuesta.

"Cerca de 30 mil pesos pertenecen a los honorarios de un abogado, por un juicio que todavía está en cursos, y la otra parte corresponde al exceso de más de 4 millones de pesos en el gasto municipal", precisó Mansilla, al referirse al cargo de 72.236,79 por el Presupuesto 2007.

De manera previsible, la gestión comunal ya llevó adelante el recurso de consideración correspondiente para fundamentar los gastos y rebatir la amonestación. Lo mismo había hecho en el caso de las observaciones en el Hospital, donde el argumento fue la compra de un analizador de gases en sangre, en medio de una polémica entre el director administrativo Daniel Binando y el concejal opositor Eduardo Ferrer.

Según los datos del Tribunal de Cuentas, los cargos por amonestaciones a la administración central y a la del nosocomio local durante los últimos tres años ascienden a más de 220 mil pesos, distribuidos en 66.809,97 (2005), 54.333 (2006) y 98.962,94 (2007). La observación que tomó trascendencia en las últimas horas es la que más preocupa a la comuna, que espera un nuevo fallo tras la apelación.

Por otra parte, los nuevos números serán materia de debate en el Concejo Deliberante, y no tienen vínculo con lo publicado por este Diario en su edición del viernes pasado, por gastos hospitalarios aprobados en el Legislativo pertenecientes al ejercicio 2008.

La reacción

opositora

A través de un comunicado, Mansilla, Raúl Escudero, Carlos Calvi y Eduardo Ferrer analizaron las observaciones y objeciones que en los últimos años vienen recibiendo las autoridades municipales por parte del Honorable Tribunal de Cuentas (HTC). Apuntaron que "han llegado a más de 200 mil pesos, que el Intendente y sus colaboradores deben devolver a la ciudad por su incorrecto desempeño en el gasto publico".

"Cabe destacar que el Tribunal realiza el control de la gestión de todos los municipios y del Gobierno provincial, y está conducido por el radicalismo desde hace muchos años, ya que según lo dispone la Constitución provincial sus autoridades son nombradas por el partido de oposición al Gobierno provincial", indicaron.

Según se informó desde el HTC, todas estas sentencias "han sido objeto de recursos de reconsideración por el intendente Miguel Lunghi, razón por la cual aún no se han abonado las multas y cargos correspondientes".

"Lamentamos que desde el Ejecutivo municipal se intente minimizar los cargos y multas que han recibido, sanciones que no hacen más que ratificar la displicencia que en algunos casos tiene la administración municipal para ejecutar el gasto de los fondos públicos", consideraron.

Por último, vincularon a las observaciones con los salarios del Gabinete, y la discusión que se generó en las últimas semanas ante la puja con el Sindicato de Trabajadores Municipales: "Esta responsabilidad de cumplir la ley y hacerse cargo de los errores es la consecuencia de los salarios que cada uno percibe. Son la contracara de la misma moneda: responsabilidad y remuneración", manifestaron.

Comentá la nota