El triángulo de las bermudas.

¿Será hoy, contra Colón, la última vez de Palacio junto a Palermo y Román? El receso puede tragarse a varios jugadores, que ya no estarán cuando asuma Coco...
Si la última vez hay que disfrutarla, gozarla hasta el final, vivirla sin pudor, tocarla como si fuese la única noche posible con Nicole Neumann (perdón Poroto), entonces el hincha de Boca se puede quedar tranquilo. Hoy, al cabo, quizá sea el epílogo de un triángulo, ese que componen Riquelme, Palacio y Palermo, pavada de apellidos, que esta tarde en el Cementerio de los Elefantes tal vez brinden su última función en conjunto. Ellos y varios más...

La despedida de Boca en el campeonato se da en un contexto inusual, teniendo en cuenta la rica historia que supo crear el club en este Siglo XXI. Acorde, sí, con lo sucedido en este campeonato, en el que desandó su camino sin pena ni gloria, siempre pululando cerca del sótano, con temor a caerse al abismo, aunque un par de victorias y la malaria ajena hayan ayudado a no terminar Cholos en el fondo. Sin embargo, una caída ante el equipo de Mohamed significaría redondear la peor campaña del club en torneos cortos. Un dato que ya llegó a oídos del cuerpo técnico y de los jugadores, quienes se comprometieron a dejar todo y un poquito más en el adiós.

Por eso, el Chueco Alves plantará hoy el mejor material de lo que tiene a disposición, claro. Finalmente, Ibarra será titular, pese a que ya caducó su contrato (el 30 de junio) pero se llegó a un arreglo para que pueda disputar su ¿último? partido con la camiseta de Boca en la cancha en la que inició su carrera profesional. Un seguro habilita al futbolista a jugar y deslinda a Boca de cualquier responsabilidad legal. Mientras, el Negro continúa las charlas con Bianchi en pos de llegar a un acuerdo para la renovación. Palermo, quien ya confirmó su continuidad de palabra con los dirigentes, también jugará. Compartirá ataque con Román (se recuperó de una tendinitis en la rodilla derecha) y Rodrigo, que si llega una oferta interesante para él y para la tesorería del club, se marchará. Así las cosas, pues, el trío que se juntó por primera vez para la Libertadores 07, tal vez los atacantes más importantes del país, dirá bye antes del arranque del ciclo de Coco. Aunque si Palacio se queda, el triángulo es inamovible en el esquema del nuevo DT.

El resto de los titulares de esta tarde, seguirá. Battaglia, rodeado de los pibes Drocco y Colazo, quiere revancha luego de un semestre amargo, aunque esta vez, y a diferencia de otros recesos, no se cierra a una transferencia. Lo tienta la idea de regresar a Europa, si bien lo preocupa el tema de la adaptación, que su familia ya sufrió una vez. Ayer se supo que el América de México tendría la intención de incluirlo en la negociación por Insúa, pero desde el entorno de Seba lo descartaron. Además, Gaitán y Viatri, ambos hoy en el banco, aún tienen las puertas abiertas, aunque, se sabe, hay varios dirigentes que no están convencidos de venderlos en las cifras que circularon (cuatro millones de dólares por el 50% de los dos pases). Y de los jugadores que no viajaron a Santa Fe, el entrenamiento de ayer pudo haber sido el último de Morel, quien corre con desventaja en la consideración de Basile. Cáceres será el central titular de Coco, salvo que aparezca una seductora propuesta del exterior. Ahí sí, ingresaría Schiavi.

Santa Fe, entonces, es el posible destino final para el triángulo de las bermudas y quizá para varios más. Puede ser la última función. Gozala, Boca.

Comentá la nota