Tres sectores arrancan con miras a las Legislativas: el kirchnerismo, los no K y los no peronistas.

Tres sectores arrancan con miras a las Legislativas: el kirchnerismo, los no K y los no peronistas.
QUILMES: Al sector que lidera Gutiérrez le toca sumar concejales, ya que retiene las cuatro bancas actuales. Sin embargo, le vuelve a surgir el desafío de cómo neutralizar al anibalismo dentro del espacio K. El resto del peronismo quilmeño encuentra en Felipe Solá un paraguas a medida. El no peronismo tendrá la oferta de la Coalición Cívica.
La crisis internacional y sus consecuencias locales llegan en un momento clave en el desarrollo del proyecto político del kirchnerimo. Si bien cada componente de la realidad tiene vida y razones propias, las elecciones legislativas del próximo mes de Octubre, aparecen como un lugar de inevitable encuentro. Hay razones locales que alimentan un determinado y complicado humor social en relación al gobierno nacional; hay también razones internacionales que afectarán también la forma de mirar del electorado. Falta mucho tiempo, todavía.

Sin embargo, en los ámbitos políticos, el proceso previo ya ha comenzado y hasta aquí todo apunta a que las demandas de representación electoral quedarán cubiertas por tres ofertas electorales centrales.

Por un lado, y con los sellos oficiales del peronismo, todo el espacio Kirchnerista, que no descarta presentar a Néstor Kirchner y al hermano del Gobernador, José Scioli, como una repetición de la dupla «Kirchner- Scioli» que ganó en el 2005. Quienes critican esta posibilidad aseguran que se trataría de una candidatura forzada por la debilidad política del gobierno. Kirchner sabe que en el peronismo lo toleran pero no lo quieren, y la única vía para mantener su liderazgo partidario es prevalecer en la Provincia de Buenos Aires; el distrito que concentra el 40 % del electorado. «A veces, los generales le tienen que poner el cuerpo a algunas batallas», lo chicaneó Felipe Solá por televisión.

OTRO 30% PARA LOS NO K

Un segundo armado se inspira como una oposición peronista al ideario K. El flamante acuerdo de Mauricio Macri y Felipe Solá, festejado públicamente por Eduardo Duhalde, al que acaba de ser convidado el sector que lidera Francisco De Narváez, es un dato político teniendo en cuenta que, según lo que miden en las encuestas cada sector por separado, juntos sobrepasan el 30% de intención de voto. Una marca que los pone mano a mano con el, hasta ahora, invencible sector K. Dentro del peronismo se lee simple: Es el segundo round de la pelea del 2005.

OTRO 30% PARA LA COALICION

El tercer armado a tener muy en cuenta, lo protagoniza la Coalición Cívica, liderada por Lilita Carrió, que en la Provincia tiene a Margarita Stolbizer y por el otro costado un avanzado acuerdo entre sectores del radicalismo y el vicepresidente Julio Cobos.

Resulta especialmente interesante revisar cuáles podrían ser las expresiones locales de éstos armados nacionales y provinciales ya que, con la lista sábana de por medio pueden aparecer como candidatos y aún llegar a ser elegidos, personas aún totalmente desconocidas.

COMO REACCIONARA EL ELECTORADO

De consolidarse en la opinión pública ésta oferta electoral, en una primera mirada deberíamos decir que representan la partición de la torta en tres grandes grupos que pueden aspirar a obtener más o menos el 30% de los votos cada una. Mientras señalamos este dato, hace falta recordar dos cosas: Por un lado la polarización que pudiera provocar una posible candidatura de Néstor Kirchner, y por el otro lado; la dispersión de voluntades que generalmente ocurre en una elección legislativa, dónde el electorado percibe que no se está cambiando nada de fondo en la conducción del Estado y por el contrario puede elegir con más libertad para aprobar o reprochar el rumbo de las cosas públicas.

Un último aporte surge del hecho que el peronismo en el último turno electoral dónde se eligió Intendente, estuvo en su techo del 57% de los votos, (30% Gutiérrez y 27% el anibalo-villordismo).

LA OFERTA K

¿Aníbal Fernández tiene retorno en Quilmes? En éste turno electoral, hasta él mismo, buscará sacarse la duda. En éste turno electoral el anibalo-villordismo pone en juego cinco, de las nueve bancas que retiene. Aníbal, viene de perder el gobierno de un Distrito mimado por la Casa Rosada, que estaba en manos de quién para él, fue el mejor Intendente de Quilmes de los últimos 50 años. Impensado.

Más tarde perdió sin oponer mayor resistencia, su lugar como presidente del Partido a nivel local, también en manos de Francisco Gutiérrez. En el otro platillo de la balanza, hay tres datos inocultables. Aníbal sigue siendo Ministro del gobierno K; conserva un cargo partidario por fuera de Quilmes; y además, no es hombre de rendirse fácilmente y mucho menos en peleas de la política. Si para el peronismo en general, las elecciones legislativas se parecen mucho a un segundo round, en Quilmes también. Aunque haría falta la presencia activa del derrotado ex Intendente, hoy ya muy lejos de las alfombras K.

¿INTERNAS O COLECTORA?

Más allá de cualquier otro comentario extra, vale señalar que dentro del espacio Kircherista habrá una jugosa disputa por espacios de poder. Allí estará el actual oficialismo quilmeño.

De cara a su futuro, sin duda muy interesado y mirando su presente, muy necesitado de consolidar en las urnas, está el proyecto que con tantas dificultades orienta Francisco Gutiérrez.

Aníbal y Gutiérrez: ¿Irán juntos?; ¿Acordarán intercalar candidatos de uno y otro sector dentro de la misma boleta K?; Hoy, esa posibilidad suena imposible. La otra opción surge de que con el Partido Justicialista normalizado, algún sector puede reclamar legalmente internas para dirimir las listas de candidatos. A no ser que se vuelva a la experiencia de la lista colectora, con el Frente para la Victoria, ambas llevando a los candidatos provinciales y nacionales en la cabeza de lista, llevando la interna peronista otra vez a una elección general.

LOS NOMBRES QUE APARECEN EN QUILMES

Si bien en la política local está todo por escribirse, no tardarán en llegar las réplicas locales de los acuerdos del peronismo anti K. Tanto De Narváez, como el macrismo ya participaron de elecciones anteriores en Quilmes. Lo nuevo es la figura del ex gobernador Felipe Solá, con reconocidos arraigos peronistas en el Distrito. El otro elemento que los potencia es la posibilidad que vayan todos juntos. Apellidos como el de los actuales concejales Salustio, Posch y Miranda. O de los dirigentes Jorge Aquino, Antonio Saucedo, Angel Abasto y el propio Villordo se anotan en el sector.

Comentá la nota