Tres renuncias causaron una intervención en San Felipe

José León asumió en esa delegación rural. El comisionado, el subcomisionado y la secretaria habilitada dimitieron, por lo que el PE designó a un normalizador. Es el cuarto cambio de mando en comunas.
Como en un juego de naipes, José Alberto León se convirtió el comodín con el que alperovichismo acomoda las barajas en el interior. El primo del gobernador, José Alperovich, fue designado interventor de la comuna de San Felipe y Santa Bárbara, localidad ubicada al sur de la capital.

El mandatario provincial remitió a la Legislatura el decreto acuerdo 33/10, que debe ser refrendado por los parlamentarios. En el texto dispone la asunción de León, quien ya se desempeñó como interventor en Santa Rosa de Leales (durante la gestión anterior) y en Esquina y Mancopa (al comienzo del actual período).

El argumento oficial son las dimisiones del comisionado rural electo en agosto de 2007, Carlos Rodolfo González, y de su suplente, Francisco Arnaldo Robles. Ambos resultaron electos por el Movimiento de Afirmación Peronista (MAP), un partido provincial impulsado por el legislador peronista Oscar Godoy.

Los problemas en esa comuna comenzaron hace un par de meses, a raíz de un problema de salud del comisionado titular. Ante sus prolongadas ausencias, la conducción recayó en manos de Robles. Lo curioso es que, tras la renuncia de González, se precipitó la de Robles. Según la Ley Orgánica de Comunas Rurales (Nº 7.350), ante los casos de renuncia de los titulares comunales, corresponde que asuma transitoriamente el secretario que "le sigue en jerarquía". Es decir, el habilitado. Pero aquí apareció el tercer caso insólito de esta cadena de imprevistos: no hay ningún funcionario en condiciones de asumir, ya que la secretaria habilitada, Nélida Azucena Alvarez, también dimitió. "Esto pone de manifiesto la necesidad de adoptar con urgencia las medidas conducentes para hacer cesar la acefalía y mantener el normal funcionamiento de la comuna y sus vínculos con la población", adujo el Poder Ejecutivo.

La tercera renuncia facilitó la decisión oficial de intervenir esa comuna. Si se hubiese mantenido en el cargo la secretaria habilitada, el PE tendría que haber convocado a elecciones para completar el mandato en un plazo de 30 días (artículo 10). Ante ese panorama, Alperovich se escudó en el artículo 14: "las comunas podrán ser intervenidas por ley cuando medien causas que no admitan dilación y pongan en peligro inminente el orden institucional o cuando dejen de cumplir sus obligaciones esenciales, o cuando resulten subvertidos los derechos administrativos por el apartamiento del orden legal vigente".

El ministro del Interior, Osvaldo Jaldo, justificó la medida. "La comuna venía funcionando bien, con sus papeles administrativos al día. Lo ideal hubiese sido que las autoridades elegidas por los vecinos completen el mandato, pero la renuncia se debe a cuestiones personales", afirmó. Y defendió la designación de León como interventor. "Frente a la actual crisis económica, necesitamos fortaleza en las autoridades locales. León es un técnico que venía trabajando en el Ministerio del Interior, que tiene experiencia en el manejo de comunas y que es ajeno a las internas políticas comarcanas. No queremos que se politice la intervención", sostuvo.

Comentá la nota