Tres muertos por un choque en Dorrego, entre ellos dos ladrones

Dos de los delincuentes que participaron del robo a la joyería Debernardi se mataron anoche en un accidente automovilístico en cercanías de Coronel Dorrego. En el baúl VW Bora, patente INZ 701, en el que viajaban las víctimas fatales se encontraban la mayoría de los relojes y las joyas sustraídas el domingo la joyería "Debernardi", en Bahía Blanca.


En el otro vehículo, un Toyota Corolla (KTT 161), viajaba una pareja bahiense. La mujer, que estaba sentada en el asiento del acompañante, falleció en el acto por el tremendo impacto. Y fue identificada como Élida Musanti, de 55 años.

En tanto, su esposo, Gumersindo Pereiro González, de 60 años, se encontraba en grave estado y era asistido en el Hospital José Penna.

Los ladrones muertos son oriundos de Córdoba y fueron identificados como Carlos Rolando Correa (36) y María Alejandra Gil (40).

La policía informó que el grave siniestro vial se produjo alrededor de las 20 horas, mientras llovía torrencialmente, en el kilómetro 595, de la ruta nacional 3. Al parecer, alguno de los dos vehículos se cruzó imprevistamente de carril y produjo la tragedia.

Fuentes de la ayudantía fiscal de Coronel Dorrego, a cargo del Dr. Marcelo Romero Jardín, confirmaron que "el propio joyero damnificado llegó cerca de las 23.30 hasta el lugar del accidente y reconoció las joyas como las sustraías de su local el domingo pasado. Aunque afirmó que no estaban todas".

En tanto, voceros de la investigación indicaron que "creemos que fueron tres o cuatro las personas que robaron la joyería y asaltaron a los abuelos. Por eso, no se encontró todo el botín. Seguro que fue repartido. Tenemos datos de quienes habrían aportado la logística local y estamos cerca de atraparlos".

El robo se produjo en la mañana del domingo en la joyería Debernardi, ubicada en Belgrano 136. Fue bajo la modalidad "boqueteros", ya que agujerearon la pared del patio que daba exactamente al lugar donde estaba la caja fuerte. Minutos antes y como parte del plan, los ladrones habían maniatado y amordazado a una pareja de ancianos, que residen al lado izquierdo de la joyería, con el objetivo de evitar que llamaran a la policía por los ruidos que provocarían los martillazos y de la amoladora utilizada para hacer el boquete.

Además del importante botín en relojes y joyas obtenido en Debernardi, los intrusos aprovecharon la ocasión para robarles 7 mil pesos a la pareja, de apellido Saldrud, a los que mantuvieron cautivos durante las tres horas que duró el "trabajo".

X
Click en "Me gusta" para tener la información importante en tu muro